Se trata de un hecho que ha conmocionado a los grupos de protección de animales de África y de varias partes del mundo. Un cazador supuestamente de nacionalidad española mató al león Cecil, quien por más de una década fue la atracción del principal parque de Zimbabue, Hwange.

«Nosotros lo encontraremos. Tenemos el nombre, pero no puedo mencionarlo hasta que se confirme que fue él quien cometió el crimen. Debe ser procesado por lo que hizo», le dijo a la agencia internacional BBC Mundo Jonnhy Rodrigues, presidente de Fuerza de Conservación de Zimbabue (ZCTF, por sus siglas en inglés: Zimbabwe Conservation Task Force).

 photo Cecil4.jpg

Daño colateral

Y es que, de acuerdo con Rodrigues, el cazador que mató al león de 13 años no sólo acabó con el líder de una manada conformada por tres hembras y sus descendientes. «No sólo perdimos a Cecil, también a la mitad de su familia porque su descendencia no sobrevivirá la llegada de un nuevo macho. El próximo macho matará a unos 12 cachorros», asegura Rodrigues.

En su artículo «La muerte del león más amado de Zimbabue inicia un debate sobre la caza deportiva» (Death of Zimbabwe’s Best-Loved Lion Ignites Debate on Sport Hunting), publicado en la revista National Geographic, Adam Cruise, explica que los machos leones generalmente matan a los hijos de los líderes muertos o «derrocados» para procrear con las hembras que heredan. Según Rodrigues, «el cazador español», quien se encontraba con dos acompañantes, logró sacar al león del parque atrayéndolo con una carnada, un animal muerto.

Una vez fuera de Hwange, lo hirió con una flecha. Pero no murió inmediatamente. «Les tomó dos días encontrarlo y matarlo. Agarraron la cabeza y trataron de destruir el collar que llevaba, que es muy costoso y que tiene GPS», indicó el presidente de ZCTF. Científicos de la Universidad de Oxford le habían colocado a Cecil el collar como parte de un estudio, que comenzó en 1999, sobre la población de leones en esa área.

 photo Cecil5.jpg

Dinero manchado de sangre

El pasado 13 de julio, la Asociación de Cazadores y Guías Profesionales de Zimbabue (ZPHGA, por sus siglas en inglés: Zimbabwe Professional Hunters and Guides Association) emitió un comunicado en el que confirmaba la muerte del animal en un terreno privado en un safari y aseguraba que hay una investigación en marcha.

El 23 de julio, esa organización confirmó que expulsó «de manera indefinida» al cazador profesional que estaba a cargo del safari del cual formó parte la persona que mató a Cecil. «El cazador profesional y la compañía para la cual trabaja han colaborado en la investigación. ZPHGA reitera que no tolerará la caza ilegal o cualquier práctica que no sea ética por parte de sus miembros y personal», señaló la organización.

 photo Cecil6.jpg

De acuerdo con Rodrigues, dos personas de nacionalidad zimbabuense han sido detenidas y se prevé que sean llevadas ante un tribunal en Zimbabue el 6 de agosto. Rodrigues indicó que tiene información de que el cazador le pagó al operador del safari unos 46.000 dólares para poder dispararle al león.

El presidente de ZCTF insiste en que «Lo que hicieron fue ilegal. Queremos que la justicia siga su curso.»Los demás cazadores que vienen deben entender que no se pueden salir con la suya. Deben ser procesados judicialmente por lo que hacen», añadió. «Hay muchas organizaciones que están muy molestas por lo que pasó. Cecil era muy conocido en todo el mundo. Muchos de los turistas venían a ver este animal y a su familia. Es muy malo lo que pasó», señaló Rodrigues.

Fuente: BBC Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.