Las temperaturas inusualmente altas tanto en la Antártida como en el Ártico en los últimos días han conmocionado a los investigadores, quienes advierten que los extremos serán más comunes como resultado de la crisis climática. La estación Concordia, en lo alto de la meseta antártica, alcanzó una temperatura récord de -11,8 °C el viernes, más de 40 °C por encima de las normas estacionales. La estación Vostok registró una temperatura de -17,7C, superando su récord por 15C.

Al mismo tiempo, algunas estaciones cerca del polo norte alcanzaron los 30 °C por encima de lo normal, con récords batidos en Noruega y temperaturas inusualmente cálidas registradas en Groenlandia y el archipiélago ruso de Franz Josef Land.

Fuertes vientos provenientes de Australia

El continente antártico en su conjunto el viernes estaba unos 4,8 °C más cálido en comparación con la temperatura de referencia entre 1979 y 2000, informó Associated Press. El mismo día, el Ártico en su conjunto era 3,3 °C más cálido que el promedio de 1979 a 2000. “Ambos eventos climáticos están relacionados con el transporte de calor y humedad hacia los polos”, dijo el Dr. Zachary Labe, científico climático de la Universidad Estatal de Colorado, en Twitter.

Alex Sen Gupta, profesor asociado de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney, dijo que los fuertes vientos provenientes de Australia estaban contribuyendo a las temperaturas inusuales en la Antártida. «Hemos tenido una combinación de fuertes sistemas meteorológicos sobre el Océano Antártico hasta el sur de Australia que se alinearon para producir vientos muy fuertes hacia los polos que se extienden desde Australia hasta el este de la Antártida».

Un río atmosférico también fue un factor importante que contribuyó a las altas temperaturas en el este de la Antártida, según la profesora Julie Arblaster, investigadora climática de la Universidad de Monash. “Estos son ríos de humedad en el aire que traen aire cálido y húmedo a ciertos lugares, y hubo uno realmente significativo en esa región sobre la Antártida”. El aire húmedo ha atrapado el calor sobre el continente, lo que resulta en temperaturas cálidas en la superficie.

Calentamiento persistente

“En este momento tenemos la extensión de hielo marino más baja registrada en la Antártida”, dijo Arblaster. “Gran parte del hielo marino alrededor de la Antártida que podría estar allí normalmente cerca del continente ahora es océano. Sería realmente interesante entender si existe alguna conexión entre la baja extensión del hielo marino antártico y estas temperaturas cálidas”.

El calor en el este de la Antártida fue un “evento extraordinario”, dijo Arblaster. “Son anomalías de temperatura de entre 15 a 40ºC”. “Parece que grandes partes del este de la Antártida alcanzaron más de 20°C más cálidas de lo normal. El calentamiento comenzó el 15 [de marzo] y aún persiste”, dijo Gupta por su parte.

El profesor Matt King, que dirige el Centro Australiano para la Excelencia en la Ciencia Antártica, dijo que la falta de registros de temperatura a largo plazo hizo que la ola de calor fuera difícil de contextualizar históricamente.

“El primero de los registros de temperatura precisos comienza a fines de la década de 1950, por lo que es realmente difícil determinar qué es notable y qué no”, dijo King. Pero, advirtió, el impacto de la crisis climática significaba que eventos como estos serían una “visión hacia el futuro. En algún momento, dependiendo de lo que hagamos con nuestras emisiones de carbono, es posible que veamos este tipo de temperaturas con mucha más frecuencia”.

Debilitamiento de las plataformas de hielo

En el Ártico, las temperaturas han aumentado casi 1°C en la última década, con el norte de Siberia y el Ártico canadiense calentándose tres veces más rápido que el resto del mundo. Se registró una temperatura récord de 38 °C en el Ártico ruso durante una ola de calor en el Ártico en el verano del hemisferio norte de 2020.

“Este evento meteorológico es un ejemplo del calentamiento atmosférico por encima de las plataformas de hielo”, dijo el profesor Andrew Mackintosh, director de la escuela de la tierra, la atmósfera y el medio ambiente de la Universidad de Monash.

En la Antártida, el calor “tendría que persistir durante un período de tiempo bastante largo para marcar una diferencia sustancial”, dijo. La principal preocupación es el debilitamiento de las plataformas de hielo, extensiones de las capas de hielo que flotan sobre el océano. Desempeñan un papel importante en la restricción del hielo interior.

“Una vez que perdamos las plataformas de hielo, el hielo que se encuentra tierra adentro fluirá más rápido… irá al océano y provocará un aumento del nivel del mar”, dijo Mackintosh.

Circulo vicioso

King estuvo de acuerdo y dijo que en los últimos días ha habido indicadores de posible derretimiento de la superficie y ablandamiento de la nieve a lo largo de la costa este de la Antártida. “De alguna manera, el futuro de la Antártida se verá como el futuro del Ártico, donde hemos tenido muchos grados de calentamiento durante los últimos 50 años más o menos”, dijo.

Ha habido una fuerte caída en el hielo marino del Ártico este mes en Svalbard, que ha experimentado temperaturas anormalmente altas. El año pasado, los investigadores descubrieron que el hielo marino en gran parte del Ártico se estaba adelgazando dos veces más rápido de lo que se pensaba. La última plataforma de hielo completamente intacta en el Ártico canadiense colapsó en 2020 como resultado del aumento de las temperaturas.

El derretimiento del hielo da como resultado un círculo vicioso: una mayor área de agua oscura queda expuesta, produciendo una mayor absorción de la energía del sol, lo que provoca más calentamiento.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.