Organizaciones indígenas de varias regiones del mundo reclamarán en Durban una mayor presencia en la toma de decisiones gubernamentales sobre asuntos del medio ambiente, aseguró el domingo un líder de pueblos originarios.

En el foro de los movimientos sociales, paralelo a la XVII Conferencia de las Partes de la Convención de la ONU sobre Cambio Climático, se tratará, además, de impulsar el proyecto del Fondo Ambiental Indígena.

Un fondo no tan verde

José Antonio Medina, presidente de la Red Indígena de Turismo de México, dijo a la agencia Prensa Latina que el llamado Fondo Climático Verde, propuesto en la pasada conferencia de Cancún, no se adapta a las formas de vida tradicionales de los pueblos originarios.

“No se está integrando toda la preservación y la adaptación al cambio climático que se está realizando en los pueblos indígenas, y únicamente se está limitando al bosque”, expresó Medina.

De acuerdo con el dirigente, en esas comunidades hay otros ecosistemas que también son importantes para el cambio climático, tales como los humedales, los semidesiertos, los desiertos, y sobre todo los elementos de convivencia que existen en los pueblos indígenas.

En la “REDD”

“No se está hablando de la gente, se está hablando de biodiversidad, no se está hablando de pueblos indígenas, de su estructura, de sus formas de vivir, de organizarse, de sus sistemas tradicionales de cultivo, la medicina tradicional, es decir, todos esos conocimientos de los pueblos que no están siendo consideradas en los planes sobre cambio climático”, enfatizó Medina.

El dirigente, a quien acompañan líderes del norte, centro y sur-sureste de México, criticó la llamada iniciativa REDD impulsada con más fuerza por el gobierno de su país desde la conferencia de Cancún. La fórmula REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y/o Degradación), no está incluyendo esta parte de los conocimientos de los pueblos indígenas, comentó el dirigente.

Dicha iniciativa alega que como la deforestación es un factor importante de la crisis climática, hay que compensar económicamente a quienes ya no lo hagan. Sin embargo, a la vez que las grandes empresas estimulan con recursos financieros a las comunidades que dejen de talar, adquieren los “derechos de emisión” de éstas, para venderlos en un mercado altamente especulativo. Entre los protagonistas de dicha ecuación está la petrolera Shell.

“No esperamos que aquí se pueda adoptar un segundo período de compromisos, pero sí que se establezcan los compromisos para que se haga un trabajo posterior, y se renueve el Protocolo”, destacó el dirigente indígena.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.