Un exitoso programa de la ONG Instituto del Hombre y del Medio Ambiente de la Amazonia (IMAZON), que ha obtenido singulares éxitos en la lucha contra la deforestación, será exportado por Brasil a los demás países amazónicos, informó la agencia EFE.

El método consiste en un sistema que emite alertas tempranas a los habitantes de la zona cuando, mediante imágenes de satélite, se detecta la tala de árboles en algún sector de la selva. «Estamos estructurando este proyecto de vigilancia para extenderlo a otros países de la Amazonia», señaló a la misma agencia Mirela Sandrini, gerente del Fondo Vale, un fondo patrocinado por la minera brasileña Vale que financia programas de desarrollo sostenible en la selva amazónica.

«Vigilancia de la Amazonia»

El Programa, llamado “Vigilancia de la Amazonia”, fue desarrollado por la ONG IMAZON con el apoyo financiero del Fondo Vale para alertar a habitantes y activistas en municipios amazónicos sobre la tala ilegal de árboles. IMAZON ya tiene convenios con organizaciones similares de otros países para aplicar esta metodología, y se estará aplicando en unos 2 meses, según informan miembros de la organización.

A pesar de la reducción de la deforestación que manifiestan las fuentes oficiales, el área de la Amazonia brasileña se sigue reduciendo a gran velocidad por la tala indiscriminada. El año pasado, se redujo en 1.567 kilómetros cuadrados. El INPE señala 2004 como el más desastroso para la selva, ya que se llegó a talar 27.000 kilómetros cuadrados, lo que equivale a la emisión de millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Se espera repetir el éxito del programa

El programa “Vigilancia de la Amazonia” ha tenido éxito en lugares como Parangominas, una localidad del estado amazónico de Pará que era el principal polo maderero de Brasil, y que fue la primera en ser retirada de la lista de ciudades que más destruyen la Amazonia, pues con esta iniciativa se redujo el ritmo local de deforestación en un 90 por ciento.


Este método será muy beneficioso si es aplicado por otros países acreedores de la selva amazónica, como Perú y Colombia. En el caso de Perú, la Defensoría del Pueblo denunció en julio del año pasado que desaparecen 150 mil hectáreas de bosque amazónico todos los años debido a la deforestación y degradación de los bosques. En Colombia, entre los años 2002 y 2007, se perdieron 40 mil kilómetros cuadrados de selva, según el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (Sinchi).

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.