[dropcap]U[/dropcap]n programa de la TV australiana que catalogó a un pueblo indígena amazónico como asesinos de niños, “culto suicida” de la “Edad de Piedra” y “los peores violadores de los derechos humanos del mundo” se ha convertido en el primer objetivo de una nueva campaña de la organización Survival International contra las descripciones racistas que se hacen de los pueblos indígenas en televisión.

Retransmitido por Channel 7 de Australia en un programa que se emite los domingos por la noche, el reportaje muestra al “aventurero” Paul Raffaele y al reportero Tim Noonan en una visita al pueblo indígena suruwaha de Brasil.

Los suruwahas ya son el objetivo de misioneros fundamentalistas que han difundido la falsa historia de que matan con frecuencia a sus bebés recién nacidos. Los misioneros han presionado al Congreso de Brasil para que “apruebe una ley que permita separar a los niños indígenas de sus familias.

Los indígenas permitieron que el equipo de Channel 7 entrara en su territorio después que Raffaele dijera que quería grabar un “documental positivo”. Pero en su lugar el reportaje ha generado un aluvión de protestas. El director de Survival International lo ha denunciado como “uno de los reportajes más tendenciosos, engañosos y vergonzosos que he visto en mi vida”.

[quote]Se dice de ellos que “fomentan el asesinato de los niños discapacitados (…) del modo más dantesco posible”, que abandonan a “pobres pequeños bebés inocentes en la selva para que las bestias salvajes los coman vivos” y que son responsables de “una de las peores violaciones de derechos humanos del mundo”.[/quote]

Además la página web del reportaje recauda abiertamente fondos para la organización evangélica asociada con esta campaña anti-indígena.

La empresa española de comunicación social Cipó asistió al equipo australiano con la logística, pero se indignaron enormemente con el trabajo final. Según cuenta Daniel Garibotti de Cipó: “Fuimos engañados. Nos dijeron que se haría un retrato honesto y preciso, pero tenían el objetivo evidente de producir un reportaje lo más sensacionalista posible”.

Raffaele, antiguo colaborador de la revista Smithsonian, ya se ha enfrentado a polémicas parecidas en el pasado. En otro reportaje suyo asombrosamente similar, emitido en 2006 por Channel 9, afirmaba que un chico papú corría el riesgo de ser comido por su propia tribu, que Raffaele describía como “caníbales de la Edad de Piedra”. Su emisión fue ampliamente criticada por expertos, y el mismo Raffaele tuvo que admitir más tarde que podría haber identificado erróneamente a la tribu del joven.

[quote]El director de la organización, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Es el mejor ejemplo de televisión sensacionalista y racista. Hace parecer a los indígenas monstruos crueles e inhumanos, muy en consonancia con el espíritu del siglo XIX, que los calificaba de ‘salvajes primitivos’. Programas como este están diseñados, claramente, para que tengan el mismo efecto: sugerir que no merecen tener derechos. La idea de que una absurdez de este calibre pueda ayudar a los niños indígenas le quita a uno el aliento”.[/quote]

Survival International ha elaborado un código ético para ayudar a los realizadores audiovisuales a trabajar de forma responsable con pueblos indígenas. También combate las descripciones racistas en los medios de comunicación, aunque sean involuntarias, a través de la campaña Plántale cara al racismo.

Fuente: Survival International, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.