Mientras trabajaba como productor lechero en Galloway, Escocia, David Finlay fue testigo de primera mano de la inquietante realidad de lo que sucede cuando le quitas un ternero a su madre, una práctica estándar en la industria. En una entrevista con la periodista de investigación Samantha Poling para el programa de la BBC “El lado oscuro de los lácteos”, Finlay habló sobre su experiencia al sacar a la fuerza a las vacas bebé de sus madres y cómo le ha afectado.

Como Finlay describió el proceso en la entrevista en cámara, “El ternero en ese momento no sabe nada mejor que lo que su instinto le dice que es algo un poco divertido, un poco extraño. La madre… por su parte… bueno, variaba. A veces, simplemente caminaban hacia los silos de comida y comenzaban a comer y pensabas que ni siquiera se había dado cuenta. Y luego veías a otras madres que lloraban durante días”. Continuó: “Y ese fue probablemente el lado más angustioso”.

Cruda realidad

En este punto del video, el periodista se da cuenta de que Finlay se está poniendo emocional y le dice: “Eso te afectó, eso te afecta ahora, hablar sobre eso”. Si bien Finlay no da una afirmación verbal, su respuesta es muy clara: está abrumado por la emoción, comienza a llorar y pide al camarógrafo que corte.

La respuesta llorosa de Finlay plantea la pregunta: ¿Por qué pasar por la angustia emocional de causar un dolor visible a los animales? Bueno, como él dijo, “Como agricultor, es algo que haces, simplemente sigues adelante. Es parte del trabajo y hay que llevarse el ternero porque necesitamos la leche”.

Sin embargo, como demuestra este agricultor, las cosas se pueden hacer de otra manera. Decidido a cambiar el protocolo de la industria, Finlay ha dejado de separar a los terneros de sus madres. Este es un método un poco más humano de criar vacas lecheras, pero, lamentablemente, las vacas mamá aún lloran la pérdida de sus bebés cuando los terneros son enviados al matadero a la edad de 18 meses.

Podemos cambiar esta situación

Al final del día, mantener a los terneros con sus madres durante su corta vida no compensa el hecho de que estos animales inocentes sean explotados egoístamente por los humanos para obtener su leche, carne o ambas cosas. No hay absolutamente ninguna razón por la que los seres humanos necesiten consumir leche, y se ha demostrado una y otra vez que todos los nutrientes que se encuentran en los productos lácteos se pueden encontrar en los alimentos de origen vegetal.

Con las crecientes tasas de intolerancia a la lactosa, la preocupación por los antibióticos y las hormonas, y la concienciación sobre el impacto negativo que tienen los lácteos en los animales y el ambiente, cada vez más personas están eliminando los productos lácteos de sus vidas.

Afortunadamente, hay una manera en que todos podemos ayudar a detener la crueldad y el sufrimiento que son inevitables en la industria ganadera. Al optar por deliciosas alternativas a base de plantas en lugar de la carne y los lácteos, tenemos el poder de salvar a estos seres de una vida de dolor y una muerte brutal que no se merecen.

Fuente: https://www.onegreenplanet.org, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.