[dropcap]E[/dropcap]n el día en que se cumplen 28 años del accidente de Chernobil, que causó en suelo ucraniano más de 165.000 muertes -directa o indirectamente-, Quercus se sumó a la petición de varias organizaciones españolas para cerrar las instalaciones de Almaraz. 

“Esta central, que se encuentra a poco más de cien kilómetros de la frontera y junto al río Tajo, sigue representando un potencial peligro para toda la región transfronteriza dado que ya sobrepasó su período normal de funcionamiento y, sin embargo, su actividad ha sido ahora prolongada en diez años más”, advirtió en un comunicado.

 photo centralnuclearalmaraz2.jpg

Riesgo para todos

Desde Quercus consideraron que “no se tuvieron en cuenta todos los factores de riesgo en las pruebas realizadas” en las centrales nucleares españolas, como por ejemplo atentados, terremotos o inundaciones. En su opinión, este tipo de energía “no supone una solución aceptable debido a su impacto en el ambiente y en la salud humana”.

Portugal se ha opuesto tradicionalmente a la energía nuclear y no cuenta con ninguna central de este tipo en su territorio, un proyecto que ha sido promovido por grupos de empresarios en diferentes ocasiones y que fue descartado tanto por gobiernos conservadores como por socialistas.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.