La organización “Saveagato” trabaja desde hace años para frenar por medio de la esterilización la sobrepoblación de gatos en el Viejo San Juan, el pequeño casco histórico de la capital

“Saveagato” inició sus labores en 2004, cuando las autoridades municipales amenazaron con acabar con lo que consideraron una “plaga” de cientos de gatos que había comenzado a perjudicar el turismo.

Una especie importada

A mediados de la pasada década, la colonia de gatos alcanzó límites hasta entonces desconocidos -cerca de 400 ejemplares- en un área que según cuenta la leyenda está poblada por estos pequeños felinos desde hace 5 siglos, cuando llegaron en los barcos de los conquistadores españoles.

“Las amenazas de matar a los gatos nos empujaron a poner en marcha ‘Saveagato'”, cuenta Rodríguez la agencia EFE, que desde hace dos años está al frente de esta organización que brinda refugio temporal y esteriliza a los gatos del casco histórico como forma de controlar su rápida reproducción.

Rodríguez explica que “Saveagato” no está concebido como un refugio para estos animales, sino que su fin es atrapar, esterilizar y soltar de nuevo a los gatos en las calles, aunque, en ocasiones, se ven obligados a dar acogida a los ejemplares en peores condiciones de salud.

Haciendo el trabajo de otros

La activista asegura que “Saveagato”, ubicada en una pequeña construcción propiedad del “Natural Park Service”, realiza la labor de la que se debería encargar el Centro de Control de Animales de San Juan dependiente de la Alcaldía de la capital.

La responsable de “Saveagato” destaca que, a veces, se ven desbordados por la llegada de nuevos animales al local, dado que muchas personas utilizan el Viejo San Juan para abandonar a sus gatos a la espera de que la organización se haga cargo de ellos, lo que empeora todavía más la sobrepoblación de la zona.

La labor de “Saveagato”, que acoge de media en sus instalaciones a una media de 20 ejemplares, no es fácil, ya que el presupuesto de la organización es de cerca de 4.000 dólares mensuales, que, no sin dificultades, se recaudan a partir de donaciones. Dice que la gente no es consciente de que los gatos son fundamentales para controlar la población de ratas, ratones y cucarachas del casco histórico sanjuanero y que en la década de los setenta, cuando se les mató de forma masiva, aumentó de forma exponencial la cantidad de roedores en la zona.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.