La contaminación del aire en China ha vuelto a los niveles previos a la pandemia, y los científicos dicen que Europa puede hacer lo mismo. La contaminación del aire causa al menos 8 millones de muertes tempranas al año, y los cielos más limpios se vieron como una de las pocas cosas positivas del covid-19. Los expertos han llamado a la acción para ayudar a retener los beneficios de la calidad del aire alcanzada durante la cuarentena, y las medidas tomadas hasta la fecha han incluido la ampliación de ciclovías y espacios para caminar en las ciudades.

Los datos del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA por sus siglas en inglés) muestran que las concentraciones de partículas finas (PM2.5) y dióxido de nitrógeno (NO2) en China están ahora en los mismos niveles que un año antes. Durante la cuarentena vivida en este país a principios de marzo, los niveles de NO2 disminuyeron un 38% y los niveles de PM2.5 disminuyeron un 34% en comparación al 2019.

Las industrias más contaminantes son las primeras en recuperarse

«El rápido repunte en la contaminación del aire y los niveles de consumo de carbón en China es una advertencia temprana de cómo podría ser un repunte liderado por la industria de la chimenea», dijo el analista principal de CREA, Lauri Myllyvirta. “Las industrias altamente contaminantes han sido más rápidas en recuperarse de la crisis que el resto de la economía. Es esencial que los encargados de formular políticas den prioridad a la energía limpia”.

El grupo de consultoría energética Wood Mackenzie predice que la demanda de petróleo de China se recuperará a niveles casi normales en el segundo trimestre de 2020. En Wuhan, la ciudad en el centro de la epidemia, los niveles de NO2 ahora son solo un 14% más bajos que el año pasado, habiendo disminuido brevemente a casi la mitad. En Shanghai, los últimos niveles son un 9% más altos que el año pasado.

Las ciudades europeas también han visto una gran caída en la contaminación del aire durante el brote del virus. Los datos del Copernicus Atmosphere Monitoring Service (CAMS por sus siglas en inglés), que rastrea la contaminación en 50 ciudades europeas, muestran que 42 de ellas registraron niveles de NO2 por debajo del promedio en marzo. Londres y París tuvieron reducciones de 30% en NO2, un contaminante que se produce principalmente en vehículos diesel.

Análisis en tiempo real

«Esperamos que la contaminación se recupere, pero aún no hemos podido demostrarlo», dijo Vincent-Henri Peuch, director de CAMS. Señaló que los datos de esta organización mostraron niveles promedio de contaminación del aire en las ciudades. «Al lado de una carretera concurrida, el efecto de la reducción del tráfico será mayor: hasta 70% u 80% de contaminación reducida en algunos lugares», dijo.

Distinguir los cambios en la contaminación causados por la cuarentena y sus relajaciones posteriores de otros factores, como el clima y la interacción química de los contaminantes, es complejo. La primavera es la temporada más contaminada en Europa occidental en los años normales, debido al inicio del ciclo agrícola que causa emisiones de amoníaco que forman partículas en las ciudades.

El equipo de CAMS ahora está trabajando con el Centro de Supercomputación de Barcelona para desenredar estos factores y producir estimaciones sólidas del efecto coronavirus. Peuch dijo que lo que sucederá con la calidad del aire en las ciudades europeas aún está por verse. «No sabemos cómo cambiará el comportamiento de las personas, por ejemplo, evitando el transporte público y, por lo tanto, confiando más en sus propios automóviles o continuando el trabajo desde casa».

Un llamado de urgencia de los ambientalistas

Gary Fuller, un experto en contaminación del aire del Kings College de Londres, dijo: «En lugar de que se olvide este momento, las Naciones Unidas y los activistas ambientales están instando a los gobiernos a ‘reconstruir mejor, invertir en el futuro y no en el pasado’, para garantizar que nuestra recuperación global tenga un legado sostenible».

La contaminación del aire se ha relacionado con el daño cardíaco y pulmonar y muchas otras afecciones, incluida la diabetes y daños en la capacidad cognitiva. Es probable que afecte prácticamente a todos los órganos del cuerpo. Cada vez hay más pruebas que relacionan la exposición al aire sucio con un mayor riesgo de muerte por covid-19, lo que provocó iniciativas para mantener baja la contaminación del aire y así reducir los peligros de una hipotética segunda ola de infección.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.