Un segundo agente británico llevó una doble vida como «topo» de la policía metropolitana en los movimientos ecologistas del Reino Unido, según el diario «The Guardian».

Según este periódico, se trata de una mujer, que se une al caso de Mark Kennedy, un agente que actuó de manera encubierta durante años pero que al final evitó el intento de procesar a seis ecologistas acusados de conspirar para cerrar una central térmica en Nottingham (norte de Inglaterra) en 2009.

Espionaje ecologista

No se revela la identidad de la agente, aunque el diario asegura conocerla y haber accedido a no darla a conocer por razones de seguridad, pero sí que fue Kennedy quien contó a los ecologistas el pasado mes de octubre que él y una colega llevaban años espiándoles.

Según «The Guardian», la agente vivió durante cuatro años en Leeds (norte de Inglaterra) haciéndose pasar por activista y ganándose la confianza de sus compañeros con acciones como el proyecto de cerrar una cercana central térmica en North Yorkshire.

Su misión terminó en 2008, cuando ella misma dijo a sus «compañeros» que tenía que mudarse por razones personales.

La controversia sobre este «espionaje ecologista» se ha extendido a otros países europeos, cuyos Gobiernos han pedido explicaciones a Londres sobre las actividades de Kennedy, que participó en acciones de protesta en España, Italia y Alemania, afirma «The Guardian».

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.