La policía brasileña señaló este miércoles al ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, y a otros funcionarios en una investigación de una supuesta red de contrabando de madera, según documentos judiciales, que arrojó una grave acusación sobre una figura clave en las conversaciones ambientales entre Estados Unidos y Brasil.

Salles ha estado liderando las negociaciones con la administración del presidente Joe Biden en un esfuerzo por obtener financiamiento internacional para los supuestos esfuerzos del gobierno brasileño para proteger la selva amazónica, la selva tropical más grande del mundo.

Investigación policial en marcha

Sin embargo, como ministro, Salles ha presidido un aumento en la deforestación del Amazonas a un máximo de 12 años en 2020 a medida que el gobierno retrocede la aplicación de la ley ambiental. El juez de la Corte Suprema Alexandre Moraes autorizó órdenes de registro y acceso a los registros bancarios y fiscales del ministro como parte de la investigación policial sobre presunta corrupción y contrabando, según un fallo reseñado por la agencia de noticias Reuters.

La policía federal dijo que estaba ejecutando 35 órdenes de allanamiento e incautación en Brasilia y los estados de Pará y Sao Paulo, pero no identificó los objetivos debido a la política de la institución. Cuatro personas con conocimiento directo de la operación policial dijeron a Reuters que Salles estaba entre los investigados.

La Corte Suprema de Brasil también ordenó que varios funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente y la agencia ambiental Ibama sean suspendidos de sus funciones, dijo la policía. El jefe de Ibama, Eduardo Bim, estaba entre los suspendidos, pero Salles no.

¿Lobo cuidando ovejas?

La Policía dijo que los registros se llevaron a cabo «con base en información obtenida de autoridades extranjeras sobre la posible mala conducta de funcionarios públicos brasileños en el proceso de exportación de madera». Su declaración no mencionó a las autoridades extranjeras.

El fallo judicial dijo que la investigación estaba relacionada con envíos de madera realizados a Estados Unidos y Europa. En un incidente separado, Salles visitó este año el sitio de la mayor aprehensión de madera presuntamente ilegal en el país y salió en televisión diciendo que la tala era legal.

Un número reciente de defensores del ambiente e inversores centrados en la sostenibilidad ha exigido que Salles sea destituido como ministro por sus esfuerzos por hacer retroceder las protecciones ambientales en el país. El año pasado, un video de una reunión de gabinete mostró a Salles diciendo que el gobierno debería relajar las regulaciones ambientales mientras el público estaba distraído por la pandemia.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.