Un herbicida ampliamente utilizado en la agricultura, la silvicultura y otras aplicaciones puede causar efectos nocivos en la salud reproductiva de una planta perenne común que se encuentra en los bosques de la Columbia Británica, Canadá. Investigadores informaron en la revista Frontiers in Plant Science que los Herbicidas a Base de Glifosato (GBH por sus siglas en inglés) deformaron varias partes reproductivas de la rosa espinosa (Rosa acicularis) un año después de que los productos químicos se aplicaron por primera vez tanto en los sitios de campo como en las parcelas experimentales.

El estudio es uno de los primeros en observar los efectos de los GBH en la morfología reproductiva de una planta perenne prevalente en una operación forestal comercial. El herbicida se usa comúnmente para controlar las plantas que podrían competir con las coníferas que se cultivan para ser cosechadas en áreas conocidas como ‘bloques de corte’. El glifosato se ha utilizado desde la década de 1970, pero ha sido objeto de un mayor escrutinio en los últimos años por las preocupaciones sobre los efectos cancerígenos en la salud humana.

Polen estéril

Investigadores de la Universidad del Norte de Columbia Británica (UNBC) recolectaron y analizaron muestras de partes reproductoras de rosas espinosas de tres bloques de corte, así como de plantas silvestres cultivadas en invernadero, y las compararon con plantas no tratadas de fuentes similares.

Los resultados fueron sorprendentes: la viabilidad del polen de las plantas tratadas con glifosato se redujo en un promedio del 66% en comparación con los controles un año después de la aplicación inicial. Más del 30% de las anteras, la parte del estambre que contiene el polen, no se abrió (un proceso conocido como dehiscencia), condenando estas flores a la infertilidad funcional. Además, los investigadores encontraron rastros de GBH en las flores de las plantas dos años después de la primera aplicación del herbicida.

«Los cambios en las plantas se han documentado en el pasado, en plantas agrícolas, por lo que no es sorprendente encontrarlos en los bosques», dijo la Dra. Lisa J. Wood, profesora asistente en el Departamento de Ciencia y Gestión de Ecosistemas de la UNBC. «Lo importante es la línea de tiempo. Es digno de mención seguir encontrando estos efectos uno o dos años después de las aplicaciones de herbicidas, en nuevas partes de las plantas en crecimiento».

Ecosistemas afectados

Durante siglos, los indígenas utilizaron la rosa silvestre espinosa como alimento y como medicina, en particular para las partes reproductivas. R. acicularis también es una planta importante desde el punto de vista ecológico, en parte, porque proporciona alimento a los polinizadores. Las abejas, por ejemplo, se sienten atraídas por los colores particulares que muestran las flores. Wood y la autora principal, Alexandra Golt, estudiante de posgrado de la UNBC, observaron cambios de color en los pétalos de las flores y las anteras de las plantas tratadas. Tales anomalías en la coloración podrían afectar la interacción entre flores y polinizadores.

Wood dijo que un estudio de seguimiento investigará si los cambios de coloración en las flores tratadas con GHB las hacen menos o más atractivas para los polinizadores. Los investigadores también probarán insectos polinizadores y heces de colibrí para verificar si hay residuos de glifosato. «Esto nos dirá si los polinizadores están absorbiendo residuos de las plantas de las que se alimentan», explicó. «También investigaremos otras plantas para ver si los cambios que observamos en la rosa silvestre también se encuentran en otras flores».

Wood dijo que si bien investigaciones anteriores muestran que el glifosato no es extremadamente tóxico para la mayoría de los organismos en los niveles aplicados comercialmente en Canadá, los científicos no saben mucho sobre las implicaciones crónicas del uso de glifosato o cómo cambia la dinámica del entorno natural, como las interacciones entre especies o la calidad de los alimentos disponibles.

«Cuanto más aprendamos, mejor, y la investigación siempre se puede utilizar para informar mejor a la administración», anotó Wood. «Las prácticas de herbicidas pueden cambiar, si la investigación muestra que esto es lo mejor para el público».

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.