[dropcap]L[/dropcap]a familia de Abby, una perrita ciega de 8 años de edad que se perdió el 13 de diciembre, ya se había resignado a aceptar su pérdida, cuando le fue devuelta a su casa en Navidad. “Es un milagro”, comentó McKenzie Grapengeter dueña de la mascota.

Abby solía pasar su día paseando por la propiedad de los Grapengeter, en Chena Hot Springs Road, estado de Alaska, cuando se perdió en un momento en el que las temperaturas eran muy bajas. La familia buscó por todo el vecindario, pero al alcanzar la temperatura los 40 grados bajo cero, empezaron a perder la esperanza.

perritaciega2

Colaboración de todos

Pero el domingo pasado McKenzie recibió una llamada de la persona que encontró al animal. Afortunadamente, después de recorrer 16 kilómetros, llegó a las manos del veterinario Mark May, al que sorprendió especialmente el hecho de que la perra no tuviera signos de congelación.

Toda la comunidad de vecinos colaboró para que Abby regresara a casa para las fiestas compartiendo su historia y fotos en las redes sociales y mediante correo electrónico. Así el doctor May logró encontrar a McKenzie y sus tres hijos, Ava, Greg y Shane, lo que sin la ayuda de toda esa gente habría resultado imposible.

[quote]“Es un milagro, no hay palabras para describirlo», dijo McKenzie, con emoción en la voz y lágrimas en los ojos, en una entrevista concedida al periódico local ‘The Fairbanks Daily News-Miner’. «Ya no esperábamos que volviera sana y salva. Es ciega. Es un milagro. Es increíble”, añadió.[/quote]

Fuente: RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.