El Departamento de Asuntos Indígenas de Perú hizo público su plan de abrir las reservas para indígenas aislados a la exploración petrolífera, pocos días antes de que el nuevo Gobierno asumiera el poder.

Nuevos reglamentos permitirían al estado garantizar a las empresas de hidrocarburos el libre acceso a las reservas, a pesar del riesgo extremo que esto supondría para las vidas de los indígenas.

Polémico proyecto

Alrededor de 15 pueblos indígenas en la Amazonia peruana se resisten a establecer contacto, y todos ellos se enfrentan a la extinción si se abren sus reservas. Los críticos han destacado la coincidencia en el tiempo entre la propuesta y los planes para expandir los enormes yacimientos gasísticos de Camisea en el sureste de Perú.

Este polémico proyecto gasístico ocupa una parte significativa de la reserva Kugapakori-Nahua-Nanti, donde se sabe que viven varias comunidades de indígenas no contactados. Según la principal organización de indígenas amazónicos de Perú, AIDESEP, cualquier nueva exploración en la reserva supondría un incumplimiento de las condiciones fijadas por el Banco Interamericano de Desarrollo, que financió el desarrollo de Camisea.

De acuerdo al director de Survival International, Stephen Corry, la situación “Es una acción de un cinismo increíble por parte del Gobierno saliente. Abrir las reservas de los indígenas aislados llevará casi con toda seguridad a su extinción y si el nuevo Gobierno tiene el más mínimo compromiso con la protección de los pueblos indígenas, no puede sino abandonar este plan”.

Fuente: Survival International, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.