El Parque Municipal Cerro La Vieja y sus 40 cuevas amenazados por la explotación de piedra caliza, uranio y “empresas agrícolas”. La región esta azotada por mineros y terrófagos.

La minería tradicional es el saqueo del patrimonio natural de los pueblos: sus minerales, su agua, sus bosques y sus parques. También la minería destruye física y moralmente a los trabajadores: quienes siempre van detrás de los proyectos mineros con la misma ilusión con la que nuestros indígenas recibían espejitos por piezas de oro, durante la invasión Española a estas tierras.

La minería hasta ahora no ha generado en Venezuela, desarrollo sustentable, ni crecimiento, ni siquiera buenas carreteras ha dejado la explotación o saqueo minero. La excusa siempre es la misma, el problema es la tecnología, la maquinaria, el químico que se utilizaba antes, etc.

Entrada de la Cueva de La Vieja, las más grande de las cuevas. Fotografías: Iván piña

Las empresa mineras se impondrán con sus métodos de siempre como la seducción, ofrecimiento de trabajo y desarrollo, pequeñas obras en la zona pero muy publicitadas, sobornos, chantajes, coacción a los políticos e instituciones. Si esto falla o encuentran resistencia en las comunidades; utilizaran campañas de desprestigio, persecuciones y asesinatos a líderes sociales y ecologistas. En paralelo a esta agenda interna, existirán las negociaciones internacionales y finalmente los gobiernos aprobarán las nuevas concesiones mineras, con la promesa de que esta vez será diferente: ahora las operaciones y la redistribución de las ganancias serán justas, la explotación será ecológica y/o sustentable y la “prosperidad” llegará a cada hogar de la localidad. Utilizan indistintamente estos argumentos según que palabras quieran escuchar los habitantes y los actores sociales en esa región.

Finalmente, una vez extinguida la última beta, piedra, barril, o cantera, la empresa se irá de la región. Esto, sin cumplir sus promesas de prosperidad para todos, sin dar explicaciones, sin reparar los daños dejados, sin reponer los árboles, sin responder por las demandas en salud. ¡Así no más, se irán y listo!

Bosque seco tropical es una de las formaciones vegetales del Parque Cerro La Vieja. Fotografías: Iván Piña

Para irse, aprovecharán dentro de un tiempo una ola de protestas sociales, o el resurgimiento de liderazgos nacionalistas o regionalistas y aceptaran ser “echados” de la casi extinta y poco rentable mina; eso si a cambio de una indemnización calculada en unas imaginarias ganancias, que los estados y pueblos deberán pagar. En caso de no disponer de recursos o intentar contrademandas por la inflada deuda, deberán entregar nuevas concesiones en compensación y un nuevo ciclo comenzará.

Simplemente, las empresas mineras, se marcharán tras una nueva mina, se irán con más capital y más experiencia en acorralar, judicializar o perseguir a quienes por sentido común se oponen al proyecto. Pocos han evaluado; que se van de minas saqueadas o agotadas y aprovecharán o fomentarán esas protestas sociales (las que aplacaron a sangre y fuego al principio) para retirarse bruscamente sin asumir daños, gastos o costes ambientales.

Entonces en otro lugar donde vuelvan a instalarse; comenzará una nueva historia, una nueva lucha como la que se está dando en el “Cerro La Vieja” contra mineros, terrófagos y boliburgueses. Nuevas caras y nuevos “modus operandi”, pero las mismas intenciones de siempre, las mismas complicidades. Es decir el mismo libreto, repetido una y otra vez, desde la invasión o colonización de América.

Es una especie de guión eterno que se va llevando de pueblo en pueblo, para asistir a la misma obra, que tendrá casi seguro el mismo desenlace de horrores, opresión, corruptelas y dominio. Con el mismo saldo: riquezas para unos pocos y miseria para la gran mayoría. Esta obra histórica se llama: “Empresa Minera creará empleo y desarrollo” ¿Estas interesado en participar?…Solo entréganos tus minas… ¿A cambio de qué? Pues, a cambio de nada…

Se está repitiendo una historia minera, en el “Cerro La Vieja” del estado Lara, Venezuela. Aquí el guión, bienvenidos a la obra… ¡Que comience la función!

El Parque Municipal “Cerro La Vieja”

El “Cerro La Vieja” es el pulmón vegetal, sitio de atracción turística y patrimonio ecológico y ambiental del municipio Simón Planas del estado Lara, en el centro-occidente de Venezuela. Es el corazón ecológico de esta región, por su ubicación e importancia ambiental y cultural.

Este cerro tiene una superficie total de: 524 ha con 683 m2 y fue protegido por el Decreto N° 006 de fecha 23 de julio de 2007, publicado en la Gaceta Oficial N° 0344 (Extraordinaria) del Municipio Simón Planas, de fecha 23 de julio de 2007, donde decretan este accidente geográfico**, como “PARQUE MUNICIPAL Y PATRIMONIO AMBIENTAL Y ECOLÓGICO DEL MUNICIPIO SIMÓN PLANAS”, para resguardarlo de los daños ocasionados por las actividades agrícolas, prohibición de la extracción de minerales y para preservar este cerro para las actuales y futuras generaciones.

Imagen satelital del “Cerro La Vieja” y la poligonal del parque decretado. El primer gran parque municipal decretado en Lara, con apoyo del poder popular.

PRIMER GRAN PARQUE MUNICIPAL DE LARA

Es el primer gran parque decretado por un municipio en el estado Lara. Esta declaratoria basada en las competencias otorgadas con la constitución de la República Bolivariana de Venezuela a los municipios en los artículos 107,127 y 184 y en la Ley del Poder Público Municipal, en su artículo 56, donde reconocen las facultades del municipio para la protección ambiental, turismo local, parques, plazas y jardines.

En este decreto se prohíben: la extracción y aprovechamiento de minerales no metálicos, como la piedra caliza, además de la tala y la quema de especies forestales, la construcción de viviendas, con la finalidad de evitar la disminución del caudal del río Sarare, preservando las nacientes de agua que están dentro de la poligonal del Cerro La Vieja.

MEDIDA CAUTELAR SUSPENDE LA DECLARATORIA DE PARQUE (¡Solo en Venezuela!) INICIA EL COMBATE O EL SHOW.

El Juzgado Superior en lo Civil y Contencioso-Administrativo de la Región Centro Occidental, ordenó suspender temporalmente los efectos de la declaratoria de este parque municipal, quitándole competencias constitucionales al municipio y desconociendo el significado histórico, turístico y ecológico, que este espacio ha tenido durante generaciones para las comunidades que conviven con el “Cerro La Vieja”.

Dicho tribunal dictó la MEDIDA DE AMPARO CAUTELAR, ASUNTO: KE01-X-2008-000152, respondiendo a una solicitud de la Sociedad Mercantil CAL SARARE C.A, quien solicitaba autorización para explotar piedra caliza.

Esta empresa alegó que el decreto le generaba daño patrimonial “señala que la administración viola los derechos constitucionales a la “Propiedad y la Libertad Económica”***, visto que cerceno sin más la posibilidad de la recurrente de usar, gozar, disfrutar y disponer de un yacimiento de mineral no metálico, sin lugar de indemnización alguna conforme lo establecido en los artículos 13, 14, 60, 61, 62 y 63 de la Ley de Expropiación por Causas de Utilidad Pública y Social, sin tramitar procedimiento alguno con miras a resarcir los evidentes daños causados”.

El juzgado sustentó su decisión, en que faltan los estudios técnicos de soporte para la declaratoria de esta zona natural como parque. La empresa minera alego daños irreparables y exige al estado lo compense, pero ellos: los mineros jamás recuperarán los daños causados en ningún lugar.

MEDIDA CAUTELAR INJUSTA Y DESEQUILIBRADA BUSCA DAR SOPORTE JURIDICO AL SAQUEO

De manera análoga, el Juzgado debió reconocer que las vibraciones, generadas por el movimiento de tierra y rocas con maquinaria pesada, o la posible utilización de explosivos, generan el riesgo inminente de derrumbe de las cuevas, o aumentaran la posibilidad de derrumbe como ya ocurrió en una de las cuevas.

Entonces, el tribunal, así como ordenó suspender el decreto de parque porque no había estudios suficientes, también debió paralizar toda actividad minera actual y futura hasta tanto los particulares entreguen los estudios técnicos donde garanticen que no existirá derrumbe o daños ambientales mayores; debiendo además de entregar una fianza en caso de generar derrumbe de la misma o una indemnización por los daños causados.

Es decir, tendrían que demostrar el o los particulares interesados en la explotación minera, con estudios técnicos que las cuevas no corren peligro, en este sentido la medida cautelar generaría un equilibrio entre las partes, pues ni habrá actividad turística-ecológica, ni explotación minera hasta que el tribunal se pronuncie en sentencia definitiva.

Una de las quebradas que nace en el Parque Cerro La Vieja. Fotografías: Iván Piña

El tribunal también debió suspender la regularización de predios agrícolas dentro de la poligonal del “Cerro La Vieja”, para evitar la deforestación, la tala y quema de especies, la extracción de madera para estantillos de cerca y el pastoreo de animales que alteran la composición florística del lugar, la perturbación de la fauna y los procesos ecológicos y los daños que ocasionan las pisadas de los animales compactando el suelo. Todas estas previsiones, atendiendo a la declaratoria del Parque y siguiendo los mismos lineamientos establecidos para preservar todas las áreas de alta sensibilidad ecológica.

El Tribunal juega en la obra el mismo papel que siempre ha tenido la justicia burguesa-liberal: justificar a la empresa minera y crear un soporte jurídico al saqueo. El tribunal derribó las barreras legales que protegían al cerro y debilitó la lucha del pueblo antes de que este pudiera reaccionar. Reacción que de paso ocurrió varios años después.

Sobre el papel de las medidas cautelares:

En la Ley orgánica del ambiente del 2006 en el artículo 111 se establecen medidas preventivas como la suspensión de actividades hasta tanto se tenga certeza, de que la misma no generara un daño ambiental mayor. Esta norma no la consideró el tribunal al pronunciarse en favor del interés económico de cal Sarare.

Medidas preventivas Artículo 111 Ley Orgánica del Ambiente

El organismo competente para decidir acerca de las infracciones previstas en esta ley y leyes especiales, podrá adoptar desde el momento del conocimiento del hecho, al inicio o en el curso del procedimiento correspondiente, las medidas preventivas que fueren necesarias para evitar las consecuencias degradantes del hecho que se investiga, los cuales podrán consistir en:

5. Prohibición temporal de las actividades degradantes del ambiente.
6. Cualquier otra medida necesaria para proteger y prevenir los daños al ambiente.

Es decir el tribunal debió resguardar el interés de la nación y los derechos humanos de la población; pero prefirió proteger a capa y espada la propiedad presunta sobre un yacimiento mineral. ¿Si la C.R.B.V. establece que las minas son del estado; porque razón hay que indemnizarlos y pagarles cuando se retira o suspende la concesión? ¿Por qué pagarles, por lo que es del pueblo?

DERECHOS HUMANOS AMBIENTALES VS GANANCIAS ECONOMICAS

Este tribunal suspendió la declaratoria de parque desprotegiendo los derechos humanos ambientales o de tercera generación, de toda la población, para proteger las ganancias económicas de particulares que alegan un derecho a explotar este mineral en una zona donde la comunidad se ha opuesto durante años a la actividad minera y cuya vocación de uso histórica ha sido el turismo, la conservación ambiental y la agricultura en pequeña escala, pero nunca la actividad minera.

Este cerro es un accidente geográfico, es decir una montaña con fuertes pendientes, presencia de minerales que han favorecido la formación de cuevas gracias a la acción del agua durante miles de años. La vocación o potencial de este cerro es para conservación de los bosques y uso ecoturístico.

ENTRE LOS EFECTOS PREVISIBLES DE LA MINERÍA EN LA ZONA ESTÁN:

1. El derrumbe de las cuevas o el aumento de las probabilidades de derrumbe, lo que genera una incertidumbre, que hace imposible visitar las cuevas por el riesgo inminente de la caída de material, con la consecuente pérdida de la actividad turística en la zona. Ya las cuevas no podrán ser visitadas, por el solo hecho del movimiento de maquinaria en la zona.

2. Perturbación de los hábitats, procesos ecológicos (polinización, dispersión de semillas, reproducción (cortejo, cópula, construcción de nidos, búsqueda de refugios…) y extinción de especies

3. Perturbación del paso y rutina diaria de los habitantes aledaños

4. Perturbación de actividades agrícolas y pecuarias por el constante ingreso de vehículos y el uso de maquinaría pesada. Los mineros acostumbran además a presionar o coaccionar para que los parceleros vendan a precios bajos sus tierras o desalojarlos con mecanismos fraudulentos.

5. La explotación de minerales podrá afectar el caudal y contaminar los cauces de agua.

Trabajo con maquinaria y aclareos o deforestaciones en el Bosque seco tropical del Parque Cerro La Vieja. Fotografías: Iván Piña

EL CERRO LA VIEJA ES ZONA PROTECTORA POR LEY

Adicionalmente al decreto de creación del Parque “Cerro La Vieja” antes señalado, este espacio natural y formación geológica única gozan de una protección otorgada por la ley de aguas y la ley de bosques. Este cerro tiene nacientes de la quebrada La Cimarrona y otras cuatro (4) quebradas más que aportan su caudal al Rio Sarare que bordea el cerro por el lindero oeste. La explotación de minerales puede disminuir el caudal y contaminar estos cauces de agua con el vertido de sustancias químicas utilizadas en la minería.

En la Ley de Aguas publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela (2 de Enero de 2007 Número 35.595 en los artículos 53 y 54, se hace referencia a las zonas protectoras de cuerpos de agua.

El “Cerro La Vieja” en su lindero oeste tiene al Rio Sarare a menos de 20 metros en algunos tramos y de manera general a menos de 100mts. Esto implica una protección adicional para el “Cerro La Vieja”, como zona protectora de cuerpo de agua que la medida cautelar ignoró y que instituciones del estado aliados con particulares mineros quieren desconocer.

Sección tercera De las Áreas Bajo Régimen de Administración Especial para la gestión integral de las aguas

Artículo 53. Figuras. Se constituyen Áreas Bajo Régimen de Administración Especial para la gestión integral de las aguas:

1.- Las zonas protectoras de cuerpos de agua.
2.- Las reservas hidráulicas.
3.- Las Parques Nacionales, Monumentos Naturales, Refugios de Fauna Silvestre y Reservas Forestales, entre otras figuras jurídicas que constituyan Reservorios tanto de aguas superficiales como subterráneas.

Artículo 54. Zonas protectoras de cuerpos de agua. Las zonas protectoras de cuerpos de agua tendrán como objetivo fundamental proteger áreas sensibles de las cuales depende la permanencia y calidad del recurso y la flora y fauna silvestre asociada.

Se declaran como zonas protectoras de cuerpos de agua, con arreglo a esta Ley:

1.- La superficie definida por la circunferencia de trescientos metros de radio en proyección horizontal con centro en la naciente de cualquier cuerpo de agua.
2.- La superficie definida por una franja de trescientos metros a ambas márgenes de los ríos, medida a partir del borde del área ocupada por las crecidas correspondientes a un periodo de retorno de dos coma treinta y tres (2,33) años.
3.- La zona en contorno a lagos y lagunas naturales, y a embalses construidos por el Estado, dentro de los límites que indique la reglamentación de esta Ley.
Es decir, se establecen las zonas protectoras por ley, se mencionan desde la fila del cerro en línea recta 300 metros. El “Cerro La Vieja” es zona protectora por ley. Se establece además que las zonas naturales y bosques deben ser conservados, aún cuando no estén protegidas por un decreto.

Vacíos Legales

Este caso permite sacar a flote varios vacíos jurídicos:

1. Si un municipio tienen competencia en materia ambiental, parques y plazas, según la constitución y la ley orgánica del poder público municipal: ¿cuál será su papel en materia de parques: solo administrar o puede decretarlos? Es necesario acotar, que en varios municipios de Venezuela, las alcaldías han creado numerosos parques y los mismos son reconocidos por todo el estado Venezolano, (ejemplos de Parques creados en Barquisimeto por la municipalidad: Parque Ayacucho, Parque Guayamure, Parque Cerro La Cruz, Parque Concha Acústica, Parque Metropolitano quebrada de la Ruezga…entre otros) pero justo en el caso del “Cerro La Vieja”, el tribunal dice que no tiene competencia el municipio y un grupo de particulares e instituciones trata de desconocer el parque.

2. El decreto 276 Normas para la creación de Parques concede facultades al Instituto Nacional de Parques para crear parques nacionales, monumentos naturales, parques de recreación a cielo abierto) pero no especifica nada sobre las superficies, ni prohíbe a los municipios crear parques recreacionales en su jurisdicción. Al contrario INPARQUES, ha cedido la administración de varios parques recreacionales a municipios, gobernaciones y ministerios a través de fundaciones por no contar con los recursos económicos y logísticos suficientes y porque dentro INPARQUES, existe una tendencia entre ciertos grupos de funcionarios de que la atención de la institución, debe centrarse en atender los Parques Nacionales y Monumentos Naturales por su valor estratégico y traspasar los parques recreacionales a otros entes.

En el caso de Simón Planas INPARQUES “creó” hace mas de 40 años el Parque Recreacional “Las Mayitas” y ha sido imposible hasta la fecha contar con el decreto de creación y su publicación en la gaceta oficial, con la gravedad de que la poligonal fue levantada hace unos pocos años, una situación insólita, en materia de áreas protegidas a nivel mundial (¡solo en Venezuela!); es decir un parque sin documento de creación, que recibe recursos del estado.

El mantenimiento de este parque es asumido, en parte por la alcaldía del municipio. Sobre este caso ningún tribunal se ha pronunciado para “suspender” su “creación” o funcionamiento, puesto que no tiene decreto de respaldo, ni estudios técnicos y la poligonal es reciente, se debe agregar, que al no tener publicación en gaceta oficial, diversas administraciones, funcionarios o particulares podrían modificar dicha poligonal.

Entonces existe un vacío sobre el tema de parques de recreación, como la potestad para crearlos, los presuntos estudios técnicos que se exigen no aparecen en ninguna ley y el caso de “Las Mayitas” queda demostrado que para ser parque solo se requiere la voluntad de conservar el espacio por algún sector de la sociedad venezolana, pues en la práctica existen parques en todo el país, “creados” sin estudios técnicos, ni decretos de creación, ni publicación en ninguna gaceta oficial, regional, ni municipal.

¿Entonces, porque se ensañan con el parque “Cerro La Vieja”? La respuesta es que solo lo hacen para favorecer al capital privado y sus oscuros intereses.

En el derecho, la costumbre es una fuente y puede crear situaciones con impacto jurídico; es decir la costumbre se hace ley. Si ningún tribunal ha suspendido las declaratorias de centenares de parques en todo la nación; los cuales han sido aprobados sin estudios técnicos; tampoco tiene asidero legal suspender la declaratoria del Parque “Cerro La Vieja”, porque en ninguna norma especifican sobre “estudios técnicos” de ningún tipo.
En el caso del “Cerro La Vieja”, cuenta con una voluntad de conservar y un decreto de creación y una poligonal, lo que es mucho más en relación a muchos otros parques venezolanos.

LOS PARQUES RECREACIONALES NO SON ABRAES

Una revisión minuciosa de la ley para la ordenación del territorio vigente desde 1983 y en la ley suspendida “Proyecto de Ley Orgánica para la Ordenación y Gestión del Territorio” del año 2006, se evidencia que en ninguna de las dos normas los parques de recreación son considerados ABRAES (Áreas Bajo Régimen de Administración Especial). Por tal motivo el tribunal exigió un requisito que es solo exigible para las ABRAE, las cuales si requieren estar sustentadas es estudios técnicos (inventario de especies de fauna y flora, cartografía completa, censo de ocupantes, entre otros) y cuya autoridad competente es el ejecutivo nacional. Por tal motivo es perfectamente válido que el municipio decrete Parques de Recreación, pues las leyes venezolanas no los consideran ABRAE y su creación no puede seguir el patrón o las normas que rigen a estas áreas.

De tal manera, que el Tribunal realizó un acto nulo o anulable al suspender el decreto de creación por supuestos estudios técnicos, los cuales no son necesarios, pues un parque recreacional no es considerado ABRAE y tampoco existe una norma que regule la creación de estos parques de menor extensión. Este tribunal le quito competencia a un ente del estado facultado para crear sus parques y exigió requisitos que no eran necesarios.

Se solicita el fin de la medida cautelar la cual de paso ya tiene más de 10 años, generando un vacío legal que a la final solo genera consecuencias negativas para todas las partes.
Se encuentra en discusión (desde hace tiempo) el “Proyecto de Ley sobre las Áreas Bajo Régimen de Administración Especial”, su Título II, Capítulo I, que también clasifica las figuras de las Áreas Bajo Régimen de Administración

Especial, armónicamente con el proyecto de LOOGT. Tampoco incluye los parques de recreación, ni los parques municipales como ABRAE.

Áreas con fines recreativos

En estas ABRAE (Zona de interés turístico y Sitios de Patrimonio histórico Cultural o Arqueológico) se prohíben actividades que impliquen una modificación o alteración de las condiciones naturales, como su topografía, los recursos naturales y las condiciones ecológicas del espacio protegido. Su finalidad es lograr la conservación del área o espacio por razones de estética, biológica y recreacional. De manera análoga aunque un parque de recreación no es ABRAE, el objetivo es el mismo, por tanto debe evitarse su intervención.

IRREGULARIDADES Y ARBITRARIEDADES COMETIDAS EN EL CERRO LA VIEJA EN LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS.

Han sido varias las irregularidades cometidas en este espacio, para beneficiar a las mismas personas o grupo económico, las cuales han cambiado su nombre para evadir la justicia.
El Ministerio Publico dicto sobreseimiento a los presuntos propietarios de la explotación, por daños ambientales generados como la deforestación de una gran área, sin imponer la obligación de repararlos con una reforestación y el riego respectivo.

A la misma persona le vuelven a entregar un “titulo de tierra express”, sin mantener una ocupación efectiva, ni desarrollar ninguna actividad agroproductiva, la cual en realidad debió ser causal para su revocatoria, tal como lo establece la ley de tierras.

En dicha ley se garantiza la adjudicación o derecho de permanencia a los campesinos y productoras que hubieren permanecido pacifica e ininterrumpida por un lapso mínimo de tres años, labrando la tierra.

Concesiones mineras han sido entregadas sin estudios de impacto social y ambiental, aprobadas en “tiempo record”, sin consulta pública, sin los que le sean exigibles los estudios técnicos suficientes que si son requeridos para los proyectos mineros.

Títulos de “tierras express”, sin considerar que los órganos del poder popular han hecho oposición al procedimiento, ni atender las múltiples denuncias realizadas en medios de comunicación. Tampoco han considerado la posición de la gente de las poblaciones de Sarare y La Miel mayoritariamente opuestos al proyecto y quienes incluso realizaron la procesión del santo San Nicolás de Bari como una demostración popular, masiva y contundente de rechazo al proyecto con la participación de más de 300 personas.

 

EL TRIBUNAL DEBE DICTAR SETENCIA DEFINITIVA Y PROTEGER LOS DERECHOS HUMANOS AMBIENTALES DE LA POBLACION

Solicitamos al Juzgado Superior en lo Civil y Contencioso-Administrativo de la Región Centro Occidental, que se pronuncie definitivamente sobre un asunto que paralizó hace 10 años (2008) y que ha ocasionado en la práctica daños ambientales al “Cerro La Vieja” y vulneró los derechos humanos ambientales de los habitantes (artículos 127,128,129 constitucional).

Esta sentencia debe impulsar el reconocimiento del Parque Cerro La Vieja, como área protegida y patrimonio ecológico de los Simonplanenses, debe reconocer las facultades de los municipios para crear sus parques, sin pasar por el complicado trámite que se exige a los parques nacionales y monumentos naturales, que incluye estudios técnicos y deben ser decretados por el presidente de la república en consejo de ministros y publicado en gaceta oficial, esto en vista de que son grandes cantidades de hectáreas. Este complicado trámite tiene paralizada la creación de varios parques (corredor biológico en Lara, Parque Paraguatà en Amazonas y paralizó la creación del Parque El Caura durante 30 años), los cuales a la fecha de hoy están siendo afectados, esperando el decreto de creación.

Por tanto, es loable el esfuerzo y la voluntad de conservar de la Alcaldía de Simón Planas en preservar el espacio. Esfuerzo y voluntad que fue bloqueado por el tribunal al decretar la medida cautelar de suspensión de los efectos de la declaratoria del Parque Cerro La Vieja, creando una “tierra de nadie” o una situación indefinida, que ha favorecido actuaciones irregulares por parte de ciertas instituciones y funcionarios, en función de intereses económicos por explotar minerales.

Este medida cautelar ha favorecido graves e irreparables daños a la vegetación, la fauna, la topografía, daños que multiplicaràn, si la medida cautelar continua o si el tribunal se pronuncia a favor de proteger derechos económicos de empresas capitalistas en vez de proteger los derechos humanos ambientales. Más considerando que varias de estas empresas tienen explotaciones en otros lugares.

La sentencia debe ordenar unos pasos para decretar los parques, que de origen a ordenanzas o leyes nacionales o se anexen a la ley del poder público municipal.

Dicha sentencia futura debe ordenar a todo el estado venezolano sumar esfuerzos para poner al día o legalizar en un plazo de tiempo que fije el mismo tribunal, a centenares de parques, plazas y jardines que existen en toda Venezuela; decreto de creación y su publicación en las gacetas oficial, regional o municipal, según si el parque lo administra en la actualidad un ministerio o Fundación, una gobernación o alcaldía, ordenanza o plan de ordenamiento o reglamento de uso, o en su defecto alguna norma o reglamento de respaldo que especifique zonificación del área, usos permitidos, restringidos y prohibidos, poligonal en coordenadas UTM (RegVen W.G.S 84) Huso 19, utilizado por el Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar y adoptado por las instituciones que manejan el catastro en el país.

Solicitamos a las autoridades involucradas: Instituto Nacional de Tierras, Ministerio del poder popular para la Minería, Dirección de Minas de la Gobernación del estado Lara y Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo y Aguas, paralizar todo intento de autorización de explotación de cualquier mineral en la zona, hasta que el tribunal se pronuncie en sentencia definitivamente firme.

La sentencia definitiva del tribunal podría contener dos resultados posibles

1. Eliminar la creación del parque Cerro La Vieja, lo que a su vez crea la jurisprudencia que podría eliminar el resto de parques, plaza y jardines en el país, pues casi ninguno tiene ni estudios técnico, ni decreto de creación y han sido creado por los municipios y no por el ejecutivo nacional como indica la medida cautelar donde presuntamente solo tiene autoridad el gobierno nacional para crear espacios protegidos.

2. Ratificar la creación del Parque Cerro La vieja, reconociendo justamente la potestad municipal para crear parques, reconociendo los esfuerzos y la voluntad de conservar centenares de parques en toda Venezuela, creada en iguales o en peores circunstancias que el parque “Cerro la Vieja” que al menos cuenta con poligonal y decreto de creación o publicado en gaceta municipal. Muchos parques existentes y reconocidos no cuentan con ninguno de estos requisitos.

3. Si reconoce el Parque deben suspenderse de inmediato las actividades mineras y agroproductivas dentro de la poligonal de creación y revisar los trámites apresurados e irregulares que algunos entes del estado han realizado para beneficiar la extracción minera, esto en el marco de la lucha contra la corrupción tal como lo ha ordenado el presidente de la República Nicolás Maduro.

4. Si aprueban más regularizaciones de tierras y solicitudes mineras en la poligonal del “Cerro La Vieja”, sin esperar decisión definitiva del tribunal y este a futuro reconoce las nulidades de la medida cautelar, o el Tribunal Supremo de justicia se pronuncia; entonces se generaría un gigantesco daño patrimonial a la nación, pues entonces los particulares o concesionarios demandarían a la nación por lucro cesante, daños y perjuicios, creando a la república deudas milmillonarias e innecesarias. Lo conveniente, lo lógico y censato es que no se otorguen, regularizaciones, permisos de ningún tipo, incluido viviendas, obras públicas hasta tanto el tribunal se pronuncie de manera definitiva.

5. Si un particular, grupo económico o funcionarios tienen un especial interés en explotar el mineral lo correcto es que soliciten como debe ser primero al tribunal el pronunciamiento definitivo; pues de no hacerlo así sería como pescar en rio revuelto, aprovechando el vacío legal y la dilatada medida cautelar o silencio administrativo.

Exigimos a los entes ambientales que hagan efectivo el V objetivo histórico del plan de la patria y las leyes ambientales venezolanas, al preservar los espacios naturales con clara vocación ecoturística, a respetar las zonas protectoras por ley y reconocer la potestad que tienen los municipios de decretar parques en su ámbito territorial.

No más corrupción, ni ecocidios amparados por entes del estado, beneficiando a particulares en su afán de lucro.

Firman en defensa de la vida organizaciones ambientales, consejos comunales.

MINEROS Y TERROFAGOS AZOTAN A SIMÒN PLANAS

Los proyectos mineros por lo general traen asociado a terratenientes o terrófagos. Los dueños de las empresas mineras (porque las minas son propiedad del pueblo o del estado), comienzan una labor de terrófagia o acumulación de tierras alrededor de su proyecto.

Por lo general, así lo indica el libreto, las zonas en conflicto minero se convierten en zonas sin ley, donde comienzan a proliferar terratenientes de diverso origen. Unos los mineros directos o concesionarios y otros cuya labor es concentrar el mayor número de parcelas, legalizarlas y posteriormente hacer un acto de venta a la concesionaria minera; de esta forma. La minera lava su imagen; pues ellos “compraron legalmente” las tierras y tendrán un conjunto de “documentos legalizados” para “demostrar su propiedad”.

El modus operandi de los terrófagos, se ciñe al libreto histórico: es perturbar las actividades de la población y de los pequeños productores de la zona, utilizando varios mecanismo: evitando que tengan acceso a los cuerpos de agua, cercando las lagunas, represando las quebradas, caños y ríos. Cortando las mangueras de riego o desviando para su uso exclusivo todas las aguas disponibles y dejando secos a todos los demás.

Paralelamente se acercan cada parcelero y le van planteado diversos negocios por sus tierras. Los que venden difícilmente logran cobrar o al menos en las condiciones ofrecidas al principio. En paralelo van moviendo sus cercas o linderos. Todas estas arbitrariedades ocurridas en la llamada cuarta república (1948-1998); pero que vienen ocurriendo en los últimos años cuando se desato el desenfreno por los minerales no metálicos y explotaciones.

Acoso, amedrentamiento y judicialización arbitraria de campesinos. En el Cerro La Vieja, fueron encarcelados tres humildes campesinos acusados de paramilitarismo y porte ilícito de armas. De este asunto están al tanto las instituciones ambientales y los encargados de minas en Lara, hasta la fecha no se ha hecho nada para resarcir los daños causados a estos trabajadores del campo.

PEQUEÑAS OBRAS Y PUESTOS TEMPORALES DE TRABAJO A CAMBIO DE LAS MINAS

Los terrófagos que operan la concesión minera, luego de negociar con las autoridades “REVOLUCIONARIAS” y obtener concesiones y títulos express. Quieren ahora adueñarse de grandes lotes de terrenos, para esto están asfaltando un tramo de vía en el Torrellero aproximadamente 11.5 km a cambio de que le entreguen un cerro de 534ha, con 40 cuevas, las nacientes de 4 quebradas que abastecen al rio Sarare, hábitat de cientos de especies de anímales y plantas, yacimientos de piedra caliza utilizados para fabricar municiones, explosivos que serán vendidas a precios exorbitantes y Uranio (mineral por el cual medio planeta está enfrentado por poseer y dominar la fabricación de armas nucleares y miles de aplicaciones más).

Supuestamente darán trabajo a 40 personas, puestos que son temporales, mal pagados y con las mínimas condiciones de seguridad e higiene ocupacional. Se juega con el hambre y la necesidada de la gente, se ofrecen beneficios a ciertos dirigentes comunales para vencer la resistencia de la comunidad y luego estos ayudaran a conseguir trabajadores para la mina; en paralelo silenciarán las críticas y denuncias por los atropellos y se dedicarán a convencer a otros parceleros de vender o salir de sus tierras. Estos lotes están entre las mejores tierras del estado Lara, planas totalmente, fértiles bordeadas por dos quebradas con agua todo el año a menos de 50 mts y con la Autopista Barquisimeto-Acarigua a menos de 2km.

Este es el negocio del siglo, para la empresa minera y sus cómplices. Tal cual como está escrito en el libreto eterno: obtenerlo todo a cambio de casi nada o de unas migajas para la población.

UNA CONCESION POR 20 AÑOS, UN CUARTO DE HECTAREA

Por haber denunciado ante los medios estamos recibiendo presiones. En un debate en los primeros días de abril 2019, con un político, involucrado en las concesiones mineras, se nos informo o se nos gritó lo siguiente: ¡SI VAMOS A EXPLOTAR EL CERRO LA VIEJA POR 20 AÑOS!… ¡SOLO SERÁ UN CUARTO DE HECTÁREA!

También se nos dijo que disfrazaron de de nuevo el proyecto con una fachada de empresa agrícola, ahora van a construir invernaderos o casas de cultivo en la parte frontal de la explotación minera. Para esto han hecho unas grandes terrazas, con maquinaria pesada, y han ensanchado la vía y colocado solo granzón, cuando el compromiso era asfalto.

Daños ambientales, cada vez mayores con la complicidades institucionales. Para explotar solo un cuarto de hectárea ha bloqueado el paso a la zona, y es tan fabulosa la ganancia que obtendrán los involucrados que dicen que solo será ese “pedacito de cerro” lo que utilizaran.

Lo cierto es que el pueblo Simonplanense del estado Lara en general perdió un parque, esta por perder las cuevas, quebradas, bosques y biodiversidad. Si se permite esta explotación perderán la salud, la cultura agrícola, la producción de alimentos.

Debemos oponernos a esta mega ecocidio, el que podría ser el más grande en el estado Lara, debemos luchar por nuestro Cerro y exigir al tribunal que nos devuelva nuestra declaratoria de parque municipal.

Pero ¡alerta!, el libreto histórico dice que si lo hacemos sin organización, podríamos perder la vida a manos de los sicarios que siempre aparecen como “actores extras” en estas obras. Se requiere una lucha organizada y consciente; se requiere la lucha de todo el pueblo.

Son muchos los daños, muchos los perdedores, para beneficiar a unos pocos, como siempre ha pasado en el libreto histórico de las concesiones mineras. En esta obra hay nuevos actores, llamados boliburgueses mineros. Estos deben ser premiados por apoyar el proceso revolucionario, dicen ciertos políticos involucrados con la minería. Lo que no han considerado en esta obra; es que este pueblo de Simón Planas, es el municipio más Bolivariano de todo Lara con un apoyo electoral que ha superado varias veces el 70%. Entonces deben hacer un balance político entre las necesidades reales del pueblo y sus ganancias mineras. Pero, como los involucrados, están “ciegos” por las ganancias fabulosas que obtendrán no alcanzan a ver más allá, no logran distinguir entre responder al pueblo que los apoyado durante 20 años o beneficiar a un pequeño grupo de Boliburgueses y su secuaces.

Los pueblos de Sarare, La Miel, Buría y los caseríos aledaños que conforman este municipio agrícola y agroindustrial, si están claros con sus intereses. Desean que la obra tenga un final feliz y no el desenlace de siempre de la explotación minera. El pueblo ahora no solo será espectador, también actuara organizado y unido bajo una misma consigna:

¡VAMOS A PELEAR CARAJO, O NOS QUEDAMOS SIN CERRO! Alí Primera.
¡Vamos a pelear carajo, o nos quedamos sin Parque y sin agua!

Fuente: Texto: José De Sousa Infante [email protected] [email protected] @DeSousaInfante Fotografías: Iván Piña.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.