Un parque a 200 kilómetros de Brasilia, declarado Patrimonio de la Humanidad por su riqueza ecológica, está amenazado hoy por una fuerte sequía y los incendios.

El fuego es actualmente el mayor peligro para el ecosistema del Parque Chapada dos Veadeiros, que ocupa 655 kilómetros cuadrados con formaciones rocosas y cientos de cascadas, que en 2001 fue incluido entre los patrimonios de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Uno de los motivos que movieron al organismo fue que esa reserva, delimitada en 1961, posee el 60% de las especies vegetales y el 80% de la fauna del centro-oeste de Brasil.

Los incendios como principal detonante

En una reciente visita, expertos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) comprobaron que la ingente sequía que sufre hoy esa región, normal entre los meses de abril y octubre, ha comenzado a causar nuevos estragos.

La humedad del aire en esa región puede llegar en las épocas de sequía al 8%, lo que alimenta las llamas que muchas veces provocan campesinos al limpiar los terrenos para la siembra, cazadores, turistas descuidados o pirómanos.

Según Sergio Collaço, coordinador del Instituto de Medio Ambiente Chico Mendes, responsable de la conservación del parque, las llamas en esa región son muy difíciles de sofocar tanto por la extensión de la reserva como por las dificultades de acceso y los pocos medios disponibles.

El subdirector de la Chapada, Jose Fernando Rebello, indicó a Efe que en el primer semestre de este año ardió casi el 10% del parque (unas 60 hectáreas), aunque recordó que los peores incendios se registraron en 2003 y 2007, cuando se quemó el 90% y el 62%.

Desde el último gran incendio, existe un equipo de vigilancia de 24 horas durante los meses de mayor riesgo, a fin de minimizar el impacto de la sequía.

Ecoturismo y curiosidades

La flora de la zona también guarda sus curiosidades, como una leguminosa conocida como «Barbatimão» o «virgin again», a la que la cultura popular atribuye un efecto cicatrizante tan poderoso que hasta puede «devolverle la virginidad a una mujer».

São Jorge es uno de los puntos de ecoturismo más vivos con sus hostales, cámping, restaurantes y casas «ecológicamente correctas», con calentadores solares de agua en los techos.

La mayor atracción son las cascadas circundadas por una vegetación de intenso verde, con aguas cristalinas y frías, en las que los visitantes permanecen vigilados por bomberos que, bajo sombrillas y con binóculos, intentan impedir cualquier desmán.

Además la Chapada dos Veadeiros conocida como centro místico, se sitúa en el paralelo 14, el mismo que corta a la ciudadela inca de Machu Pichu (Perú), está repleta de historias de misterio y es perfecta para la meditación.

En 1990, grupos místicos y esotéricos empezaron a llegar a la zona, así como ecologistas dedicados al cuidado de una región que también atesora una inmensa reserva de cristales de cuarzo, riqueza que está casi en la superficie de la tierra. Siendo uno de los lugares del planeta que más brilla cuando es visto desde el espacio por los satélites de la NASA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.