Pablo Villamayor y su esposa daban un agradable paseo en bicicleta por un tramo tranquilo de una carretera de Paraguay cuando, de pronto, algo les llamó poderosamente la atención. A unos metros de distancia, vieron cómo un vehículo se detenía a un lado de la carretera y el conductor arrojaba una bolsa a la maleza. Después, el vehículo se alejó.

Sin dudarlo, la pareja se acercó al lugar donde había echado la bolsa y, al abrirla, descubrieron algo que cambiaría sus vidas por completo: “Nos dimos cuenta de que era un perro”, explicó Villamayor a The Dodo. “Salió de la bolsa y vino corriendo hacia nosotros, llorando. Nos detuvimos”, agregó.

Rescate oportuno

Por fortuna, el cachorro parecía gozar de buena salud por lo que, en lugar de pedir ayuda, la pareja optó por salvar ellos mismos al animal. Aseguraron al perrito al manillar de la bicicleta y lo pusieron a salvo. Este solo fue el comienzo de su nueva y gran aventura.

“Decidimos adoptarlo”, explicó Villamayor. “Lo llamamos Lorenzo. Ahora está en casa con nosotros. Está feliz”. Para el hombre, es inimaginable la razón por la que alguien arrojaría un perro como si fuera basura. Pero, afortunadamente, él y su esposa estuvieron allí para rescatarlo y descubrir que, en realidad, era un tesoro. “Me sentí mal al ver la crueldad de la gente”, añadió el hombre. “Pero tuvimos suerte de haberlo encontrado. El destino quería que Lorenzo estuviera aquí con nosotros”.

Fuente: https://www.20minutos.es/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.