Artículo originalmente publicado en Facebook por el Prof. Giovanni Capobianco Mucci

La condición de nuestra propuesta, comunicacional y pedagógica, en un “Espacio común de Face-Eco-Amigos y Amigas” me permite recibir, entre muchos tipos de mensajes, preguntas y planteamientos del tema ecológico y ambiental.

El que nos ocupa, por oportuno y por puntual, ha sido el motivador para escribir esta nota y poderla compartir con ustedes; además, quien me consideró para responderlo es una persona joven que conozco desde hace años y con quien nos unen, a mí y a mi familia, lazos afectivos de amistad y respeto. Esto lo digo porque el elemento “humano” fue el que privó para la difícil tarea de buscar un título para responderle a través de este artículo.

Estoy hablando de Jesús Alfonzo, en Facebook «Jesús Manuel» quien nos dice en su mensaje lo siguiente:

“Recordar es vivir…” Y en efecto, la revista que cita tiene algo como cinco años más que su propia edad.

También nos cita:

«El que no conoce su historia está condenado a repetirla…” Una frase con una comprobada premisa.

 photo 9575_10208240619348847_4709022857344053683_n.jpg

La referencia:

La revista NATURA de la «Sociedad de Ciencias Naturales La Salle» en su edición No.65 de diciembre de 1978.

(Click para ampliar)

El contexto y la coyuntura:

En la lamentable onda de los devastadores incendios forestales que ha venido sufriendo nuestro Parque Nacional Henri Pittier dicha revista publica un artículo de la Sociedad Conservacionista de Aragua sobre los incendios de vegetación que ya se presentaban para esos años y lo más irónico o que más me llamó la atención lo resalté en cuadros rojos (Sic).

1) «Falta de un eficaz plan nacional, es necesaria la colaboración por parte del estado venezolano y poder económico…» ya todos los años se queman los cerros.

2) Existencia de un decreto Presidencial que obligaba a todos los varones venezolanos entre 16 y 30 años a colaborar en labores de extinción de incendios…

3) Era el Ministerio del Ambiente quien iba a dotar a los grupos voluntarios de equipos para apagar el fuego… dichos equipos JAMÁS Y NUNCA LLEGARON.

4) Existencia de un Núcleo en El Castaño de un grupo de 70 personas de brigada contra incendios voluntarios… con planes pilotos de divulgación en liceos…

5) Un desfile de más de 2000 participantes de la Casa de la Cultura hasta la Plaza Bolívar con motivo del Día del Ambiente como aspecto en la concientización sobre la quema del parque… EVENTO NEGADO E INEXISTENTE AL DÍA DE HOY…

¿Pa’ dónde se fue todo eso? Nos pregunta Jesús Manuel…

incendioshenripittier1

La Ecología Mental como respuesta

La ecología mental, llamada también ecología profunda por Leonardo Boff, sostiene que el ‘déficit’ de la Tierra como sistema se debe al tipo de sociedad que actualmente tenemos y al tipo de mentalidad predominante.

Evidentemente que hay causas ecológicas propiamente dichas en las alteraciones de los ecosistemas y biomas, la presencia de contaminación más el impacto ambiental severo que nuestra especie le confiere al planeta, desde distintos niveles, y es la biosfera con ello alterada significativamente en su dinámica y equilibrio.

Pero responder con la ecología mental incluye además, los instintos de violencia, la voluntad de dominio, y los arquetipos sombríos que nos alejan de la benevolencia con relación a la vida y a la naturaleza; considerando que es dentro de la mente humana donde se originan los mecanismos que han llevado a una “guerra” contra la Tierra expresada mediante el antropocentrismo.

incendioshenripittier1

Solo así podemos entender actos como los que de nuevo este año, puntualmente en el parque nacional Henri Pittier, se siguen repitiendo como un ciclo donde el fuego, en ventaja máxima, vence a los voluntarios y personal oficial en los incendios de vegetación.

Y con la misma ecología mental y nuestra propia conciencia y el sentido común, si revisamos de nuevo las preguntas que nos hizo Jesús Manuel y el año en que ya se planteaban como crítica más que justificada, podemos darnos cuenta que algo no anda bien en la mente y en el instinto de los hombres y mujeres, que sin pretender generalizar, los nombramos como especie que deberíamos estar disfrutando, cuidando y protegiendo a la “Madre Tierra” que nos provee de recursos para vivir. Y son más de treinta y ocho años, si revisamos otras referencias más antiguas, donde los incendios de vegetación diezman nuestra biodiversidad.

incendioshenripittier3

¿Se trata de un problema por la irresponsabilidad gubernamental?

Cada uno de los elementos considerados en este planteamiento tienen corresponsabilidad incluyéndonos cada uno de nosotros considerando el principio que “Somos uno con el todo dentro de este Planeta”, pero también es cierto que son más los aciertos que los errores y como hablamos de cuarenta años o más, entonces ya sería cuestión de evaluaciones, correcciones y mejoras a los planes y programas que no se hicieron y que todavía se necesitan.

En mi opinión, con todas las causas puntuales reales que se han verificado, sería injusto que en el caso del parque nacional Henri Pittier se generalice, y aquí si distorsionaríamos, pero la verdad contundente de una labor sumada por hombres y mujeres, instituciones y organismos públicos y privados que han dejado aportes significativos a su cuido, conservación y protección en este y en años anteriores debe ser reconocida.

proyectohenripittier1

¿Qué hacer entonces?

De nuevo pido ver las preguntas que originaron este artículo, y yo diría que a excepción de la segunda (2) porque no conozco esta base legal, pero el resto las podemos contestar con un axioma filosófico de muy sencilla aplicación práctica:

“Si algo no se conoce en el plano personal eso no significa que no exista en la dimensión de la realidad”

Nosotros no solo conocemos las actividades ambientales y de conservación que se han cumplido en el lapso de tiempo transcurrido desde la referida en la revista Natura Nº 65; hemos coordinado algunas de ellas y participado personalmente y damos fe del compromiso de las organizaciones No Gubernamentales y el voluntariado que las apoyaron y lo siguen haciendo; por lo tanto el ‘protagonismo’ estuvo, está y estará en lo que inicialmente se llamó “dimensión ambiental” y luego se aplicó como el “ambiente” eje transversal de los programas educativos, hasta lo que hoy es letra de la Constitución Nacional Bolivariana en su Capítulo IX, proyectada sobre la más diversa actividad desarrollada en todos los estado y regiones del país.

henripittier1

Conclusión

Con lo dicho ya nos aproximamos a una ‘conclusión’ entendiendo que el problema se delimitó en los incendios de vegetación ocurridos en el parque nacional Henri Pittier este año.

Entonces la tarea es seguir perseverando en formar conciencia ambiental y consolidarla con la cultura biocéntrica en una vida sostenible en todos los ámbitos; la prevención es fundamental y obligatoria en las áreas limítrofes del parque con los centros urbanos; el Estado y el gobierno nacional, regional y municipal deben implementar estrategias para que los recursos financieros y los humanos y técnicos se articulen en forma eficiente, en el marco moral y ético, por ser el ambiente sujeto y objeto de la vida humana y de la biodiversidad; y sin excepciones de ningún tipo, nosotros como ciudadanía tenemos un compromiso con el patrimonio natural, con la significación y el valor de éste y del resto de las áreas protegidas bajo régimen de administración especial.

*Prof. Giovanni Capobianco Mucci

Giovanni Capobianco Mucci
*Consejo de Educación Ambiental del Estado Aragua
CEADA – Venezuela

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.