Los ecosistemas del mundo enfrentan amenazas sin precedentes mientras la naturaleza disminuye a una tasa nunca antes vista en la historia de la humanidad, alertó esta semana el secretario general de la ONU, António Guterres. En su mensaje por el Día Internacional de la Diversidad Biológica, el máximo representante de Naciones Unidas recalcó que hacen falta ecosistemas saludables para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y hacer frente al cambio climático.

Desde especies individuales hasta ecosistemas completos, la diversidad biológica es vital para la salud humana y el bienestar: ‘la calidad del agua que bebemos, los alimentos que comemos y el aire que respiramos dependen de mantener la salud del mundo natural’, señaló.

Millones de hectáreas de bosques perdidas

La naturaleza está disminuyendo de manera alarmante, como arroja un reciente informe realizado por la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas, recordó el diplomático portugués. Desde 1990, continuó, la deforestación ha causado la pérdida de más de 290 millones de hectáreas de bosques que ayudan a absorber las emisiones dañinas de dióxido de carbono de la atmósfera.

Un millón de especies de plantas y animales están en peligro de extinción y más del 90 por ciento de las poblaciones de peces marinos están disminuyendo o sobreexplotándose, añadió. Los impactos en las personas de todo el mundo serán graves y nos impedirá alcanzar los ODS, pero no podemos permitir que eso suceda, subrayó Guterres.

En especial, apuntó, este Día Internacional para la Diversidad Biológica destaca el impacto negativo de esas negligencias ambientales en áreas como la seguridad alimentaria y la salud pública. Miles de millones de personas en el planeta carecen de acceso a una nutrición adecuada y aproximadamente un tercio de lo que se produce se pierde o se desperdicia, lamentó.

Consumo desequilibrado

«Las formas en que cultivamos, procesamos, transportamos, consumimos y desperdiciamos alimentos son las principales causas de la pérdida de biodiversidad, al tiempo que contribuyen al cambio climático, resaltó. Debemos actuar rápidamente para revertir estas tendencias y promover un cambio transformador».

Al respecto, demandó detener las prácticas dañinas para el medio ambiente, diversificar los sistemas alimentarios y promover modelos de producción y consumo más sostenibles. También instó a los Gobiernos, empresas y sociedad civil «a tomar medidas urgentes para proteger y gestionar de manera sostenible la frágil y vital red de la vida en nuestro único planeta».

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.