El número de desastres, como inundaciones y olas de calor, provocados por el cambio climático se ha quintuplicado en los últimos 50 años, matando a más de 2 millones de personas y costando 3,64 billones de dólares en pérdidas totales, dijo una agencia de la ONU este miércoles.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) aseguró que su «Atlas» es la revisión más completa de la mortalidad y las pérdidas económicas por fenómenos meteorológicos, hídricos y climáticos extremos jamás producida. Examina unos 11.000 desastres que ocurrieron entre 1970 y 2019, incluidas catástrofes importantes como la sequía de 1983 en Etiopía, que fue el evento más fatal con 300.000 muertes, y el huracán Katrina en 2005, que fue el más costoso, con pérdidas de 163.600 millones de dólares.

Disminución del número de víctimas fatales

La OMM, cuyo informe se publicó días después de que el huracán Ida de categoría 4 azotara el sur de Luisiana, atribuyó la creciente frecuencia tanto al cambio climático como a la mejora de los informes de desastres. «Gracias a la mejora de nuestro servicio de alerta temprana, hemos podido tener una disminución de las víctimas en este tipo de eventos, pero la mala noticia es que las pérdidas económicas han aumentado muy rápidamente y se supone que este crecimiento continuará», dijo el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas en rueda de prensa.

«Vamos a ver más extremos climáticos debido al cambio climático y esta tendencia negativa en el clima continuará durante las próximas décadas», explicó. El informe mostró una tendencia acelerada, con el número de desastres que se multiplicó casi por cinco desde la década de 1970 hasta la década más reciente, lo que se suma a las señales de que los eventos climáticos extremos se están volviendo más frecuentes debido al calentamiento global.

Los costos de los eventos también aumentaron de $175,4 mil millones en la década de 1970 a $ 1,38 billones en la década de 2010 cuando tormentas como Harvey, Maria e Irma arrasaron los Estados Unidos. Pero si bien los peligros se volvieron más costosos y frecuentes, el número anual de muertes ha caído de más de 50,000 en la década de 1970 a alrededor de 18,000 en la de 2010, lo que sugiere que una mejor planificación está dando sus frutos.

Ayudas para los países en desarrollo

La OMM espera que el informe, que ofrece un desglose regional detallado, se utilice para ayudar a los gobiernos a desarrollar políticas para proteger mejor a las personas. Más del 91% de los 2 millones de muertes ocurrieron en países en desarrollo, según el informe, y señaló que solo la mitad de los 193 miembros de la OMM tienen sistemas de alerta temprana multirriesgos.

También dijo que «graves lagunas» en las observaciones meteorológicas, especialmente en África, estaban socavando la precisión de los sistemas de alerta temprana. Mami Mizutori, jefa de la oficina de la ONU para la reducción del riesgo de desastres, instó a las principales economías del mundo a ayudar a los países en desarrollo más afectados a invertir en sistemas de alerta y modelado de riesgos.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.