Como viene ocurriendo desde hace algunos años para esta época la ola de calor ya ha llevado las temperaturas a 40 grados centígrados en Australia produciendo un importante número de incendios forestales y dificultades tanto para humanos como animales.