La sofocante ola de calor que mató a cientos de personas en el noroeste del Pacífico la semana pasada habría sido “prácticamente imposible” sin el cambio climático, según un estudio. Al informar de la primera investigación que atribuye el evento al cambio climático el miércoles, los científicos dijeron que este fenómeno había hecho que una ola de calor en la región fuera 150 veces más probable.

Los científicos estimaron que las temperaturas extraordinarias fueron un evento de uno en mil años, aunque señalaron que esto era difícil de cuantificar dado el calor sin precedentes a principios del verano. Pero si continúan las emisiones actuales de gases de efecto invernadero, un evento tan extremo podría comenzar a ocurrir cada cinco a 10 años para la década de 2040, advirtieron.

Peligroso fenómeno meteorológico

“La gente debe darse cuenta de que las olas de calor son asesinas y son, con mucho, el evento extremo más mortífero”, dijo la coautora Friederike Otto, científica climática de la Universidad de Oxford y co-líder de World Weather Attribution, un colectivo científico internacional que publicó el estudio.

La investigación de 27 científicos aún está pendiente de revisión por pares, pero utiliza métodos de atribución rápida revisados ​​por pares para producir hallazgos rápidamente después de eventos extremos. “Las olas de calor están cambiando mucho más y mucho más rápido que todos los demás eventos extremos”, dijo Otto. “La preparación para el calor y la prevención de la muerte durante las olas de calor deben ser una prioridad número uno para las autoridades en las ciudades”.

La ola de calor se apoderó de partes de Estados Unidos y Canadá durante días a fines de junio, rompiendo récords en docenas de ciudades. Las líneas eléctricas se derritieron con el calor. Los caminos se doblaron. Canadá rompió tres veces su récord nacional de temperatura, alcanzando un máximo el 29 de junio 49,6 grados Celsius, un total de 4,6 grados Celsius más alto que el récord anterior establecido en 1937.

Más comunes y severas

La nueva investigación que atribuye la ola de calor al cambio climático no es del todo sorprendente. A nivel mundial, el cambio climático ha hecho que las olas de calor sean más comunes, más severas y más duraderas.

Sin embargo, la ola de calor de junio superó con creces la norma en el noroeste del Pacífico. Para eso, los autores sugirieron dos posibles explicaciones: O muchos factores se unieron para producir un evento muy raro que se vio agravado por el cambio climático, o el cambio climático ha alterado las condiciones atmosféricas de modo que este tipo de ola de calor ahora es más común de lo que se pensaba anteriormente.

De cualquier manera, el cambio climático impulsado por la industria jugó un papel clave y considerable, según el estudio.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.