La ola de calor que azota a Francia desde el lunes dejó este fin de semana una jornada histórica, con récords de temperatura en más de 50 ciudades, incluida la capital, donde los termómetros marcaron 42,6 grados centígrados.

En París, la segunda ola de calor en menos de un mes disparó el termómetro en las primeras horas de la tarde, y antes de las 14:00, hora local, ya había quedado atrás la anterior cota, 40,4 grados en 1947, con 41,6 que resultaron poco para el valor registrado a las 16:32.

Temperaturas por encima de los 40ºC

La mayor diferencia respecto al récord previo se reportó en la norteña Lille, pasando de 37,6 grados a 41,5; mientras en Saint-Maur-des-Fossés se detectó el valor de temperatura más alto del día: 43,6. También notables fueron los datos históricos recogidos en Bourget, con 42,1; Brétigny (42); Orly (41,9); Melun (41,9) y Pontoise, 41,6, todas en la norteña región de Isla de Francia.

La mayoría de las cotas superadas databan de 2003, cuando una ola de calor causó 15 mil víctimas fatales. Durante la última semana de junio, Francia había sufrido un episodio canicular con valores de más de 40 grados centígrados en el sur del país, donde se reportó en Verargues 46 grados, el récord nacional absoluto.

Llamados a mantenerse hidratado, a no realizar deportes o ejercicios físicos fuertes, a no salir de casa innecesariamente y a vigilar a las personas más vulnerables, como los ancianos y los enfermos, dominaron la jornada.

Tal vez lo más preocupante de estos días es el mensaje de expertos que vaticinan que las altas temperaturas en Europa pudieran dejar de ser fenómenos aislados en las próximas décadas, hasta convertirse -a partir del cambio climático- en normales en el verano.

Fuente: Prensa Latina, Euronews, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.