Este lunes 8 de junio se celebra el Día Mundial de los Océanos, considerados los pulmones y el corazón del planeta porque llenan de vida todos sus rincones. Instituida por las Naciones Unidas en 2009, el propósito de la efeméride es concienciar a la opinión pública sobre las consecuencias de la actividad humana sobre esas grandes masas de agua y poner en marcha un movimiento ciudadano universal a su favor.

El 5 de diciembre de 2008 la Asamblea General de las Naciones Unidas, por iniciativa de Canadá, aprobó en la Resolución 63/111 que a partir de 2009 cada 8 de junio sería el Día Mundial de los Océanos. Se trata de pensar y hallar nuevas formas de reducir el impacto que produce el ser humano sobre el planeta, porque la contaminación, la sobrepesca, la destrucción de ecosistemas a causa de la construcción, el cambio climático, el calentamiento global y otras tantas acciones deben acabar para mantener la salud y la calidad de vida de quienes habitan la Tierra.

Se debe ampliar la protección de la superficie marina

Muy pocas veces se piensa en todo lo que aporta el mar, y mucho menos en sus habitantes, seres vivos que resultan fundamentales para mantener el equilibrio de los ecosistemas. Para la ONU es un día para movilizar y unir a la población mundial entorno al objetivo de la gestión sostenible de los océanos, que son una fuente importante de alimentos y medicinas y una parte esencial de la biosfera.

La celebración este año será un evento en línea promocionado por Naciones de conjunto con la Fundación Oceanic Global, involucrada en la conservación de los océanos, el cual abrirá la Semana Mundial de los Océanos para impulsar innovaciones en tecnología, infraestructura de sistemas, gestión de recursos, productos de consumo, finanzas y exploración científica.

Por otra parte es necesario ampliar hasta un 30% la protección de la superficie marina así como lograr la conservación de su biodiversidad, ante problemas como la sobreexplotación, la contaminación, la minería marina o el calentamiento y acidificación de sus aguas.

Emergencia marina

Según el profesor e investigador en el Departamento de Biología Marina y Oceanografía del Instituto de Ciencias del Mar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Barcelona, Josep-María Gili el océano padece por “la contaminación de plásticos, por contaminantes que llegan a sus aguas, el agotamiento de recursos, la pérdida de biodiversidad como en las zonas costeras con los arrecifes de coral y otras especies o el calentamiento de las aguas que cada vez son más cálidas y no solo afecta a la vida sino también a la circulación marina”.

Son los humanos los “causantes de estos males en un 100 %, por ello debemos ayudarle a recuperarse porque necesitamos de los oceános”, que abarcan tres cuartas partes de la superficie terrestre y contienen el 97 % del agua. El gran reto es un “cambio urgente en la gestión de sus recursos, el tema climático y que no puede ser el basurero de nuestra sociedad”.

También es vital fortalecer la “educación sobre el océano, porque es un gran desconocido para la humanidad, solo conocemos entre un 5 y 7 % de sus extensión”. La “gran apuesta es conocer mejor el océano, conociéndolo más, lo cuidaremos mejor, y en ese sentido las nuevas generaciones son mucho más cuidadosas con el océano”. “No hagamos al mar lo que no hacemos en tierra, cuidemos el mar como cuidamos la tierra” e insta a quienes van al mar a “dejar en paz a los peces y animales”.

Fuente: Prensa Latina, EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.