Un cadáver devorado por gusanos en mitad de una granja. Un pollo, sepultado por su propio sobrepeso, agoniza en el suelo y es pisoteado por el resto de aves. Este es el resumen de una nueva investigación realizada por Equalia y la organización animalista L214 en una de las mayores granjas avícolas de Francia. Las imágenes, muestran cómo la crianza basada en métodos de engorde atentan contra las normativas de bienestar animal del sector ganadero, informa el diario Público.

Se trata de pollos de la raza broiler, seleccionados genéticamente para maximizar los beneficios y producir mayor cantidad de carne en menor tiempo. Este tipo de aves crecen en un periodo corto, unos 2,6 kilos en 40 días, lo que equivale, según Equalia, a que un bebé humano alcanzase los 300 kilos de peso tras sus dos primeros meses de vida. 

Ritmo de crecimiento inhumano

El crecimiento acelerado les genera grandes problemas de salud: patas fracturadas y, en ocasiones, la muerte al ser pisoteados por el resto de aves, dadas las condiciones de hacinamiento de las granjas intensivas.

Según los datos de Open Wing Alliance (OWA), el 27% de estas aves de granja intensiva sufren deformaciones e inmovilidad por causa de la selección genética y el denominado crecimiento rápido, que busca acelerar el proceso productivo. El mismo informe constata que el 3,3% de ellos es incapaz de caminar.

El ritmo de crecimiento de los pollos equivaldría a que un bebé humano alcanzase 300 kilos de peso en dos meses de vida. Las condiciones de hacinamiento y el crecimiento rápido genera otros problemas de salud y sufrimiento extremo. Muchas de estas aves padecen ascitis: hinchamiento exacerbado de la zona abdominal por la acumulación de líquidos. Esta enfermedad genera riesgos de muertes súbitas. De hecho, 2,7 millones de pollos mueren al año por este trastorno, según la OWA.

Maltrato animal y riesgo para la salud humana

La granja, que alberga más de dos millones de pollos en sus instalaciones, es proveedora del Grupo LDC, productor avícola francés que tiene una alianza desde 2011 con el grupo español AN, la sexta empresa avícola del Estado, que posee mataderos en Navarra y Ávila.

La investigación de Equalia no atañe sólo a cuestiones relacionadas con el maltrato animal, sino también con la salud de los consumidores. Numerosos estudios apuntan a que las deficiencias en la cría ganadera van emparejadas a un incremento de posibilidades de que los animales padezcan enfermedades que deriven en episodios de zoonosis como el famoso caso de gripe aviar. 

El hecho de que estos vídeos, cada vez más recurrentes, se difundan sólo gracias al trabajo de organizaciones animalistas y grupos de activistas evidencia cierta opacidad en el sector. Una falta de transparencia que contrasta con los intereses de los ciudadanos europeos, en tanto que el 64% de la población de la UE desearía disponer de más información sobre las condiciones de vida de los animales de granja, según datos del Eurobarómetro.

Fuente: https://www.publico.es/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.