[dropcap]U[/dropcap]na organización de defensa de los animales en Nueva Zelanda les está enseñando a conducir a algunos perros de rescate. Monty, un schnauzer gigante de 18 meses de edad, es uno de los «flamantes» conductores que han aprendido a accionar con increíble destreza frenos, acelerador y volante.

Photobucket

La organización (Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales) quiere poner de relieve la inteligencia de estos animales abandonados y así conseguir que más gente los adopte.

¿Medida desesperada?

Después de cinco semanas de entrenamiento avanzado, los perros se colocan frente al volante y están listos para conducir, bajo la mirada de un supervisor ubicado en el asiento del acompañante para asistirlos.

Photobucket

Su entrenador, Marcos Vette, explica que el aprendizaje consta de diez movimientos que con la práctica se encadenan en una secuencia. «Hay mucho por hacer, y lograr que el perro realmente se haga una idea de lo que realmente está sucediendo lleva bastante tiempo», cuenta.

Photobucket

La organización rescata, cuida y les busca alojamiento a perros abandonados. Además de Monty, Vette les enseñó a conducir a otros dos perros: Ginny y Porter.

Fuente: BBC Mundo, Agencias

¿Es necesario enseñarle a conducir a una mascota para estimular su adopción?.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.