La muerte de 179.000 aves en una granja de pollos de engorde en Nueva Zelanda, también conocida como Aotearoa, fue causada por un fallo en el sistema de alarma, según ha descubierto una investigación reciente. Según los informes, las aves murieron de hipotermia después de que los cortes de energía arrasaron el sitio de DB Chicks Limited en 2019.

El hecho constituye la mayor muerte agrícola masiva en la historia de Aotearoa. El administrador de la granja no estaba al tanto de los cortes de energía porque la alarma se había instalado algunos años antes, informa el NZ Herald.

Falla técnica

Las preocupaciones llevaron al Ministerio de Industrias Primarias (MPI) a iniciar una investigación que duró más de un año. Sin embargo, el MPI no llevó a cabo un enjuiciamiento, a pesar de haber causado controversia entre los defensores de los derechos de los animales.

El medio de comunicación obtuvo un resumen de la investigación, que explica las razones por las que la Fiscalía de la Corona tomó esa decisión. Según dichos documentos, las muertes fueron causadas por “temperatura ambiente y humedad incontroladas en los galpones”, lo que impidió que el generador de respaldo se activara. Debido a que el corte de energía significó que la alarma no sonó, el gerente no pudo actuar «hasta que fue demasiado tarde».

El MPI concluyó que el gerente tomó todas las medidas razonables para garantizar el bienestar de los animales. Pero los defensores de los derechos de los animales dicen que el suceso plantea preguntas «profundamente preocupantes» sobre los sistemas de bienestar animal del país.

Nadie asumirá la responsabilidad por estas muertes

En una declaración enviada al portal Plant Based News, la gerente de campañas de SAFE for Animals, Jessica Chambers, exclamó: “O la auditoría de MPI se llevó a cabo de manera deficiente o nuestro sistema de bienestar animal necesita una revisión».

“Incluso el usuario de Internet más novato sabe que un enrutador no funcionará sin energía. Si MPI hubiera sido minucioso, este desastre de bienestar animal podría haberse evitado. La granja tenía la responsabilidad de garantizar que estas aves no murieran como resultado de la hipotermia y la asfixia. Y fallaron en hacer eso».

“MPI fue responsable de garantizar que el equipo de la granja cumpliera con los estándares y tampoco lo hizo. Es difícil comprender que ninguna de las partes aquí ha sido responsabilizada por la pérdida de casi 200.000 vidas».

Fuente: https://plantbasednews.org, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.