Nueva York se convirtió esta semana en el primer estado de EEUU en prohibir remover las garras de los gatos, uniéndose a la mayor parte de Europa, varias provincias canadienses y una creciente lista de ciudades estadounidenses que ya prohíben un procedimiento que los defensores de los animales llaman crueles e innecesarios. El gobernador demócrata Andrew Cuomo firmó la prohibición de Nueva York. Los partidarios de la nueva ley, que entró en vigencia de inmediato, predicen que llevará a propuestas similares en todo el país

«Este es un verdadero triunfo para los gatos y las personas que los aman», dijo la asambleísta Linda Rosenthal, demócrata por Manhattan, quien presionó durante años para lograr esta medida. «Esto ha catapultado a Nueva York a una posición de liderazgo cuando se trata de crueldad contra los felinos».

Cruel práctica

Extirpar las garras a los gatos ya es ilegal en gran parte de Europa, así como en Los Ángeles, San Francisco y Denver. Los partidarios de la prohibición en Nueva York incluyen defensores del bienestar de animales, dueños de gatos y veterinarios que argumentaron que la práctica es cruel y bárbara, ya que implica la amputación total o parcial del último hueso de cada dedo.

Por otra parte la medida encontró oposición por parte de la Sociedad de Medicina Veterinaria del Estado de Nueva York. Ellos argumentaban que se debe permitir el procedimiento como último recurso para los felinos que no dejan de rasguñar los muebles o a seres humanos, o cuando el dueño de la mascota tenga un sistema inmunológico debilitado, y puedan contraer una infección por un rasguño. «Las decisiones médicas deben dejarse a la discreción de profesionales totalmente capacitados, con licencia y supervisados por el estado», dijo la sociedad en un previo memorándum en contra de la legislación.

Desgarrar un gato implica cortar a través del hueso para amputar el primer segmento de los dedos de las patas de un gato. La operación una vez se realizó comúnmente para proteger los muebles y la piel humana de los rasguños felinos, pero en los últimos años ha sido objeto de escrutinio por parte de defensores del bienestar animal, dueños de gatos y muchos veterinarios.

gatoenfermero copy

Daño físico y psicológico

Según The Paw Project, un grupo con sede en California que apoya la prohibición, los proyectos de ley para prohibir el procedimiento están pendientes en varios estados, incluidos Nueva Jersey, California y Massachusetts, donde los legisladores celebraron una audiencia sobre la medida el lunes. Los partidarios de las prohibiciones estiman que una cuarta parte o más de todos los gatos domésticos en los EEUU han sido sometidos al procedimiento.

«Para un gato, el procedimiento es dañino tanto física como psicológicamente», dijo Becky Robinson, presidenta y fundadora de Alley Cat Allies, una organización con sede en Bethesda, Maryland. «La cirugía es traumática y la desfiguración resultante causa dolor severo». Según el proyecto de ley, que fue aprobado fácilmente por el Senado y la Asamblea liderados por los demócratas a principios de junio, veterinarios todavía pueden realizar el procedimiento por razones médicas, como una infección o una lesión.

La medida se presentó por primera vez hace años y poco a poco cobró impulso a medida que más legisladores demostraron su apoyo. Según el proyecto de ley, las personas que violen la prohibición podrían enfrentar multas de $1,000.

Fuente: https://www.telemundo47.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.