La nueva Ley de Residuos Sólidos promulgada en México espera disminuir el consumo de bolsas de plástico, que según algunos cálculos supera los 20 millones diarios sólo en el Distrito Federal.

Las tradicionales bolsas que suelen ofrecer los supermercados se fabrican a base de petróleo y dependiendo de su espesor, pueden tardar varios cientos de años en degradarse por sí solas.

Para suavizar ese impacto ambiental, desde el 19 de agosto los comerciantes de la capital mexicana deberán cobrarle a los clientes las bolsas de plástico, que además deberán ser biodegradables. De lo contrario, se arriesgan a ser sancionados con un arresto de 36 horas y multas que van de 1.000 a 20.000 días de salario mínimo.

Polémica en diversos sectores sociales

“Esas bolsas generan gas metano, que es 60 veces más perjudical que el CO2 para el medio ambiente”.

Alberto Couttlolenc, diputado del Partido Verde

La ley ha recibido numerosas críticas. Las de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac) tal vez eran de esperar, pero hasta el propio Partido Verde tiene fuertes objecciones.

Desde ambas perspectivas coinciden en que la redacción de la ley es ambigua y por tanto consideran que son inaplicables las sanciones.

“Solo desarrollando la normatividad se podrá establecer la ley como tal”, le dijo a BBC Mundo Alberto Couttlolenc, diputado del Partido Verde y presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea legislativa del Distrito Federal. En particular, Couttlolenc criticó que la ley no especifica qué se entiende por “bolsa biodegradable”.

El diputado señaló que la Secretaría de Medio Ambiente debería definir elementos como qué tecnologías de biodegradación serán aceptables, cómo se van a revisar para poder aplicar sanciones y cómo podrán identificarlas los consumidores.

La población está dispuesta al cambio

“La problemática en México es que el 90% de las bolsas que se reparten en los supermercados se reutilizan para la basura y van cerradas con producto orgánico a los basureros”

Un cambio de hábito en el uso de las bolsas plásticas entre los más de 20 millones de personas que habitan Ciudad de México sin duda tendría un impacto positivo para el medio ambiente de la capital.

Un estudio reciente de TNS Research International, revela que los habitantes de Distrito Federal están más conscientes y preocupados por cuidar el medio ambiente que el resto de los mexicanos.

Fuente: BBC Mundo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.