“Brasil debe demostrar que puede reducir la deforestación en curso en el Amazonas antes de que Noruega reanude los pagos en apoyo de la preservación de la selva tropical más grande del mundo”, dijo a la agencia de noticias Reuters el ministro de Medio Ambiente de Noruega.

Este país trabajó en estrecha colaboración con Brasil para proteger el ecosistema vulnerable entre 2008 y 2018, pagando $1.2 mil millones al Fondo Amazonía, que entrega recursos a Brasil para prevenir, monitorear y combatir la deforestación. Oslo ha sido, con mucho, el mayor donante.

De vuelta a la mesa de negociaciones

Pero la destrucción de la selva tropical ha aumentado desde que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asumió el cargo en enero de 2019, debilitando la aplicación de la ley y pidiendo el desarrollo de la Amazonía, y también cambió la gobernanza del fondo. Aún así, a principios de este mes, Brasil solicitó $1 mil millones en ayuda durante un período de 12 meses de países como Estados Unidos y Noruega para ayudar a reducir la deforestación entre un 30% y un 40%.

Oslo, que en 2019 congeló fondos por valor de más de 5 mil millones de coronas noruegas ($585 millones), dijo que las conversaciones con Brasil estaban en curso. “Las condiciones para la reapertura y la puesta a disposición de estos fondos es que la deforestación disminuya sustancialmente y que se llegue a un acuerdo con respecto a la estructura de gobernanza del Fondo Amazonia”, dijo el ministro de Clima y Medio Ambiente de Noruega, Sveinung Rotevatn.

También habló recientemente con el ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles. “Noté que él dice que quiere fortalecer los esfuerzos policiales contra la deforestación ilegal. Estas son medidas que han tenido un gran efecto en el pasado, y que también pueden ser decisivas en el futuro”, dijo Rotevatn.

Sigue aumentando la deforestación

Además de una rica biodiversidad, los bosques tropicales absorben dióxido de carbono que atrapa el calor, lo que hace que su preservación sea vital para combatir el cambio climático provocado por el hombre.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil disminuyó en general en el primer trimestre de 2021, según mostraron los datos preliminares la semana pasada, pero las medidas son inciertas y los expertos también apuntan a un aumento preocupante en la destrucción en marzo. A pesar de la congelación de fondos, Noruega está contribuyendo con una cantidad limitada de unos 50 millones de coronas para defender la ley en la Amazonía en el marco de un proyecto lanzado anteriormente.

“Estamos dispuestos a seguir apoyando este trabajo cuando veamos una reducción de la deforestación y una demostración de voluntad política por parte de Brasil”, dijo Rotevatn. Bolsonaro se encuentra entre los 40 líderes mundiales invitados a la cumbre sobre cambio climático del presidente estadounidense Joe Biden del 22 al 23 de abril.

Fuente: https://www.reuters.com, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.