Los principales gases de efecto invernadero han alcanzado niveles históricos desde la era preindustrial, pese a la recesión económica de los últimos años, advirtió hoy miércoles la Organización Mundial de la Meteorología (OMM).

En su informe anual difundido hoy, y que refleja datos referidos a 2009, la OMM señala que se ha incrementado en la atmósfera la carga de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso -los principales gases de efecto invernadero- en un 27,5 por ciento entre 1990 y 2009, y en un 1 por ciento entre 2008 y 2009.

«Y si no se hubieran tomado medidas para su reducción a escala internacional, las concentraciones habrían sido aún mayores», señaló el secretario general de la OMM, Michel Jarraud.

La Era Industrial, factor determinante

Según la OMM, durante los últimos diez años el dióxido de carbono (CO2) atmosférico ha aumentado a un ritmo anual del 1,88 por ciento. La organización afirma a lo largo de los 10.000 años anteriores a la era industrial, que comenzó a mediados del siglo XVIII, el CO2 se mantuvo a unos niveles casi constantes, de 280 ppm (número de moléculas del gas por millón de moléculas de aire seco).

Desde 1750, el CO2 aumentó en un 38 por ciento a causa especialmente de las emisiones de la quema de combustibles fósiles, la deforestación y el cambio en el uso de la tierra. La OMM recuerda que el 60 por ciento de las emisiones de metano son de origen humano, y el 40 por ciento restante procede de fuentes naturales, como humedales.

El metano: la otra amenaza

En cuanto al metano, que es el segundo gas de efecto invernadero más importante, su concentración en la atmósfera aumentó un 158 por ciento desde 1750, debido principalmente al crecimiento de las emisiones procedentes de las actividades humanas, como la cría de ganado, el cultivo de arroz, la explotación de combustibles fósiles y los vertederos.

El informe advierte de que el calentamiento de la Tierra podría provocar un aumento de las emisiones de metano en las regiones árticas, lo que es motivo de gran preocupación para la organización.

«El permafrost de las regiones septentrionales contiene grandes reservas de carbono orgánico y de clatratos de metano. Un calentamiento rápido y el derretimiento del permafrost pueden dar lugar a la emisión de grandes cantidades de metano a la atmósfera, lo que contribuiría aún más al calentamiento de la Tierra», señalan los expertos.

Fuente: Diario el Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.