Comentario del Capitán Paul Watson

Los calderones son delfines y las orcas la especie de delfín más grande.

Esta semana, gente movida por la bondad salvó la vida de una orca que había embarrancado en la Columbia Británica. Hace un mes, gente compasiva en Escocia salvó la vida de varios calderones. Pero cualquier delfín, independientemente de la especie, que entre en aguas de estas islas mortales del norte, puede sufrir una muerte cruel. Estas matanzas en nombre de la tradición tienen muy poco que ver con la tradición y todo que ver con la sed de sangre de estos matones y su deseo de matar por placer.

Es el mismo trastorno perverso que afecta a la gente que dispara a los leones cautivos o caza al último de los rinocerontes. ¿Qué hay de tradicional en matar delfines usando barcos con motores fueraborda, tecnología moderna de comunicaciones para reunir a los asesinos, coches para llevarles a las playas, sonar para conducir y seguir a los calderones cuando se sumergen y cabrestrantes hidráulicos para levantar los cuerpos sin vida de la playa?.

 photo matanzacalderones2.jpg

Fue una tradición que surgió de la necesidad pero, en un lugar donde los alimentos procedentes de cualquier lugar del mundo son fáciles de obtener en los supermercados y restaurantes, tal necesidad ya no existe. Hace doscientos años los feroeses no se comían una pizza acompañada con cerveza antes de salir a matar a un calderón.

Y ahora, usando tecnología moderna, los feroeses han pedido ayuda a la armada danesa para que use sus buques de guerra para proteger sus crueles actividades de la intervención de la gente no violenta preocupada profundamente por el bienestar de estos seres sensibles, maravillosos, inteligentes y con autoconsciencia.

Dicen que necesitan matar calderones por la carne. Mienten. Tal necesidad no existe. Dicen que la población de calderones es abundante sin embargo no tienen pruebas científicas de ello. Dicen que la muerte es rápida y que los calderones mueren a los 2 segundos. Mienten, y cualquiera que vea los vídeos o presencie la matanza puede ver que es así. Se estresa a los calderones durante horas y los gritos y el chapoteo demuestran claramente que los animales se ven sometidos a un sufrimiento atroz. En realidad, nos han dicho que nunca han matado orcas, sin embargo el siguiente vídeo demuestra que vuelven a mentir.

Asesinos cobardes y sanguinarios mostrando ante los ojos del mundo su cultura perversa y violenta, gente de una de las naciones más ricas del mundo fingiendo ser las víctimas de la gente compasiva.

Y Dinamarca apoya esta atrocidad con su armada y su gobierno. Ayer envié dos veces mensajes personales a los 179 miembros del Parlamento danés. Sólo dos contestaron, dejando muy claro que apoyan la matanza de delfines. Ninguno tuvo el coraje para denunciar la matanza y 177 no tuvieron la integridad para responder.

Citando a Shakespeare, algo huele a podrido en el Reino de Dinamarca.

Fuente: Sea Shepherd

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.