La pequeña Billie Rea, de 11 años, no se lo pensó dos veces cuando vio a un bebé de tiburón atrapado entre las rocas en la ciudad australiana de Hobart y decidió acudir en su auxilio. La niña, vigilada por su madre, se aproximó al lugar donde la cría de escualo estaba encallada y la tomó con sus propias manos para después liberarla de nuevo en el mar.

«Tengo aquí un tiburón. Vamos, cariño», le decía la niña al escualo mientras lo rescataba, según se ha podido observar en un vídeo difundido por la madre de la pequeña, Abby Gilbert, a través de las redes sociales.

Corazón animalista

Con el tiburón en las manos, la pequeña fue caminando por las rocas de la costa para devolver al animal al mar, que se apresuró a nadar para alejarse de la zona donde había quedado atrapado. «¡Qué buen trabajo!», se oye que dice la madre a la niña una vez que el escualo ha quedado liberado.

«Billie tiene una innegable conexión con los animales. Hablamos sobre cómo puede ‘leer’ su energía. A sus 11 años, ya es una rescatadora nativa de animales salvajes gracias a la guía de uno de sus profesores», explicaba Gilbert en el texto que acompañaba al vídeo en su perfil de Facebook.

En esta misma línea se expresó la madre en una entrevista a la cadena de televisión ABC: «En cuanto lo vimos, supe lo que era y que no podía hacerle daño». «Observamos cómo se alejaba nadando y esperamos hasta que se perdió de vista. Fue un momento bonito», añadió.

La pequeña, explica la madre, es una apasionada de la naturaleza y con frecuencia llega a casa con animales huérfanos a los que cuida y alimenta. Tanto le gustan que, hace años, un voluntario le regaló un peluche de un tiburón de la misma especie que el que ha rescatado que sustituyó a su osito de peluche a la hora de dormir.

Fuente: https://www.20minutos.es/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.