Las autoridades nigerianas iniciaron medidas de contingencia en sus costas hace 2 semanas tras la declaración de un masivo derrame de crudo en unas instalaciones de la compañía petrolera Shell a 120 kilómetros de línea de playa.

En un comunicado, Shell ha asegurado que el vertido se produjo en la plataforma petrolera de Bonga, que produce alrededor de 200.000 barriles diarios, y que, de momento, se han derramado «menos de 40.000 barriles» en el océano.

Más contaminación

«El derrame es comparable a lo que sucedió en 1998 con el derrame de Exxon Mobil», declaró el director de la Agencia Nacional de Respuesta y Detección de Derrames de Crudo, Peter Idabor. En ese año, el derrame fue de 40.000 barriles. En el caso actual se da por seguro una cifra no menor de 20.000 barriles derramados «y la mancha se mueve claramente hacia nuestra costa», añadió Idabor.

En este sentido, se espera la llegada de 210 toneladas de dispersante y ya se han desplegado barreras de protección para impedir que el crudo llegue a la costa de Nigeria. «Ahora estamos más preparados que en 1998», añadió Idabor.

Sin embargo y como medida de precaución adicional, las autoridades han pedido a los pescadores que se abstengan de trabajar en la costa. «Hay muchas olas y nuestra advertencia es que se muevan hacia zonas menos afectadas», añadió.

Fuente: Diario El Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.