[dropcap]L[/dropcap]a granja de tortugas de Islas Caimán (CTF, siglas en inglés) negó ocasionar perjuicios o amenazar la salud humana en sus actividades de cría y manejo de esa especie marina, según difundieron medios locales.

Pero el último reporte de la Sociedad Mundial para la Protección de Animales (WSPA) indica que la interacción con las tortugas en cautiverio allí sí representa un riesgo para las personas.

tortuga-granja2

Rechazan acusaciones

Según el director de la CTF, Tim Adam, tales acusaciones resultan infundadas y solo buscan generar un clima de rechazo a la granja, difunde caribbeannewsnow.com. La WSPA quiere detener el abastecimiento al mercado local con carne de tortuga y tampoco está de acuerdo con que los visitantes toquen los animales, precisó.

Durante más de 40 años de operaciones, la CTF no registra ninguna persona enferma luego de su interacción con esas especies, destacó Adam. Investigaciones de la WSPA y también del centro de cría coinciden al señalar que se violan ciertas normas, mientras las tortugas viven hacinadas, con mutilaciones y algunas enfermedades.

En enero, la granja reconoció públicamente esos problemas luego de una inspección técnica. El centro está ubicado en West Bay, la segunda localidad más poblada luego de la capital, y constituye uno de los principales atractivos turísticos de este territorio británico de ultramar.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.