[dropcap]P[/dropcap]ersonas que han compartido toda su vida con el volcán San Cristóbal están asombradas de su «enojo» en estos tiempos de lluvias, según opiniones dadas a autoridades que pudieron constatar la situación.

El Ministro de Agricultura y Forestal, Ariel Bucardo, resaltó la sabiduría popular añejada con los años de convivencia junto a ese fenómeno natural y, particularmente, de las familias asentadas en las faldas de la montaña.

Photobucket

Intensa actividad

Algunos de esos habitantes, precisó, no se explican la razón de las emanaciones que desde el pasado sábado mantuvieron en jaque al país y piensan que son inauditas en períodos de precipitaciones, cuando el gigante habitualmente duerme.

Agregó que ellos recuerdan el último episodio de ese tipo, registrado en el 2005, en noviembre, cuando ya había terminado la temporada lluviosa. Sin embargo, acotó, los lugareños agradecen las lluvias porque han lavado las cenizas en cultivos y viviendas, a lo cual se debe en parte que no haya daños considerables en las producciones agrícola y camaronera del lugar, de notable peso en Nicaragua.

El Ministro indicó que estas emisiones suceden cada cuatro o cinco años, pero estas han sido particularmente violentas, con expulsiones de azufre ocho veces superiores a las normales y grandes cantidades de gases, cenizas y rocas.

Photobucket

Enojo de la naturaleza

De acuerdo con Bucardo, quienes habitan en las faldas del coloso admiten que nunca está totalmente tranquilo, sino que algún tipo de actividad hay siempre en sus entrañas y a eso están acostumbrados.

[quote]»No sabemos por qué está enojado», dicen los vecinos del San Cristóbal y se encomiendan a fuerzas extra terrenales, aunque intuyen que puede tratarse de una respuesta agresiva ante los daños infligidos por el hombre al entorno.[/quote]

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.