Berry tiene 10 años y fue el perro en el que se convertía el animago Sirius Black, interpretado por Gary Oldman, en Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. De aspecto temible durante el film, en la vida real es un can simpático y amistoso.


Su dueño y entrenador, Paul Thompson, comunicó que no podrá cuidar más de él porque pasa la mayor parte de su tiempo fuera de su casa. “Necesita más atención que la que le puedo dar. Fue una decisión difícil, pero tuve que aceptar que era lo mejor para Berry”.


Si alguien quiere adoptarlo, sólo tiene que entrar a la página oficial inglesa dedicada a las adopciones animales. Ahí hay varias fotos en las que se le puede ver con un amigo, un labrador.

http://www.germanshepherdrescue.co.uk/padfoot-harry-potter.html

Fuente: Infobae.com, Sunday Express, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.