La NASA lanzó con éxito la semana pasada desde la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea en California (oeste) el primer satélite de observación del cambio climático, que además tomará medidas de las principales variables meteorológicas.

Este satélite, de un costo aproximado a los 1.500 millones de dólares, es la primera misión concebida para recolectar datos esenciales para mejorar las previsiones meteorológicas a corto plazo y ayudará a entender mejor el calentamiento global a largo plazo.

Avanzado vigilante

El NPP está equipado con cinco instrumentos que le permitirán estudiar la temperatura y el agua en la atmósfera, el impacto de las nubes y los aerosoles en la temperatura, y la respuesta de las plantas terrestres y marinas a los cambios ambientales.

También recogerá información del tipo de las temperaturas de la superficie de la tierra y el mar, vigilará los niveles de ozono y polvo en la atmósfera y observará el comportamiento de los glaciares en el mundo. Los meteorólogos de la Agencia Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos incorporarán los datos recopilados por el NPP en sus modelos con el fin de mejorar sus predicciones meteorológicas.

Reportes meteorológicos más acertados

“Las observaciones del NPP (…) nos darán una idea global de los cambios actuales en nuestro planeta”, explicó antes del lanzamiento Jim Gleason, científico responsable de este proyecto con sede en el Centro Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland (este).

El “NPP proporcionará mejor información a los pronosticadores y administradores de emergencias para advertir y preparar mejor al público para los eventos de tiempo severo”, dijo Mitch Goldberg, jefe de la división de meteorología por satélite y climatología de la NOAA.

“Esperamos mejorar nuestras habilidades de previsión de cinco a siete días de anticipación de eventos climáticos extremos, como huracanes”, precisó.

Fuente: AFP, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.