Greenpeace presentó recientemente, con un acto de protesta en Pekín, un estudio que vincula la contaminación en muchos ríos de China con la actividad de empresas proveedoras de grandes industrias multinacionales del sector textil.

El estudio, bajo el título de «Dirty laundry» («Trapos sucios»), analizó aguas residuales junto a dos fábricas abastecedoras de importantes marcas, Youngor Textile (cerca de Shanghai, en el delta del río Yangtsé) y Well Dyeing Factory (junto a Hong Kong, en la desembocadura del Perla) y encontró altos niveles de dos contaminantes.

Tóxicos hormonales

Se trata del nonilfenol y de PFC, sustancias prohibidas en la Unión Europea y que pueden producir cambios hormonales en seres vivos, por lo que -según el estudio- alteran el sexo de los peces y pueden reducir el esperma en los hombres. «Los resultados no son menos alarmantes y las compañías deben tomar medidas al respecto», aseguró a la agencia EFE Li Yifang, responsable de esta campaña, en la presentación del estudio, junto a una tienda Adidas en la comercial calle pequinesa de Sanlitun.

El estudio de Greenpeace señala que las fábricas denunciadas en el estudio podrían no ser casos aislados, y advierte que las dos fábricas denunciadas tienen relaciones comerciales con firmas como Adidas, Calvin Klein, Converse, H&M, Lacoste, Li Ning, Cortefiel o Puma.

Protestas y denuncias

Algunas de estas empresas, contactadas por Greenpeace, negaron tal relación, o bien señalaron que investigarán las actividades de sus proveedores.

En la protesta posterior a la presentación del estudio, varios miembros de la ONG pusieron carteles en la tienda que Adidas tiene en Pekín, la más grande del mundo, los cuales fueron retirados por el personal del establecimiento minutos después.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.