[dropcap]C[/dropcap]ientíficos españoles revelaron claras imágenes topográficas que demuestran cómo en tan solo cuatro décadas, la pesca por arrastre modificó el relieve del fondo marino, informó esta semana el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Como se observa en la imagen, los mapas batimétricos de alta resolución demuestran que “los principales cambios en el relieve submarino se han producido en las zonas de actividad de la flota arrastrera, lo que contrasta con los sectores no frecuentados por la flota, que conservan su relieve natural, mucho más acentuado e irregular”, señala el estudio.

Photobucket

Erosión del fondo marino

[quote]“Los resultados demuestran que el ‘arado’ reiterativo de los sedimentos blandos del lecho marino por las ‘artes de arrastre’ ha alterado la dinámica sedimentaria natural y ha suavizado y simplificado la morfología submarina original”, informan los científicos, según CSIC.[/quote]

Cuando las flotas pesqueras utilizan estos medios de arrastre, remueven y levantan las finas partículas que se forman en el sedimento, con todo lo que encuentran vivo a su alcance.

Como la pendiente es muy elevada, estos sedimentos tienden a desplazarse formando avalanchas y turbulencias, destaca el investigador, Pere Puig, del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona, agregando que esto está contribuyendo a la “erosión y remodelado de grandes extensiones de taludes continentales debido a la actividad humana”.

Photobucket

Desaparición de la biodiversidad autóctona

El estudio de CSIC no analiza las consecuencias en la biodiversidad, sin embargo, el equipo destaca que en las aguas frías, esto significa una pérdida de los corales, y se conoce por otras fuentes que todas las especies marinas de estas zonas pierden su ambiente natural. Con respecto a España, los pescadores continúan desarrollando la pesca en estos sectores. No se informa el estado de las especies originales de estas zonas.

Los científicos compararon además, la pesca de arrastre con las labores agrícolas en las laderas de la montaña, solo que en la montaña se realizan una a dos veces al año. “Una diferencia destacable es que en las tierras de labor, el arado suele llevarse a cabo una o dos veces al año, mientras que en los caladeros del talud continental, el arrastre se puede llegar a producir a diario”, dijo Miguel Canals, otro de los investigadores.

Photobucket

Ecologistas advierten que este sistema de pesca no contribuye adecuadamente en la calidad de los productos de mar porque resultan visiblemente afectados antes de llegar al plato como alimento, además de causar una inútil e irreversible devastación de una variada fauna marina. Ellos proponen cambiar a otros métodos que pueden contribuir con mejores resultados para la comunidad a largo plazo.

Fuente: La Gran Época, Agencias

Artículo original de lagranepoca.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.