Un total de 107 ballenas piloto murieron tras quedar varadas en una playa remota al sur de Nueva Zelanda, informaron hoy fuentes oficiales.

Los cetáceos fueron descubiertos el domingo por un grupo de excursionistas cerca de la bahía de Mason en la Isla Sur, según una nota del Departamento de Conservación neozelandés.

Se desconocen las causas

Cerca de la mitad de las ballenas piloto habían fallecido por asfixia cuando llegaron los equipos de rescate, que decidieron sacrificar al resto al percatarse que no podrían salvar a las que estaban agonizando.

“La eutanasia fue una decisión difícil, pero se hizo pensando en el bienestar de los animales para evitar que siguieran sufriendo”, declaró Brent Beaven, quien estuvo liderando las operaciones.

La operación de salvamento se vio dificultada además por el mal tiempo y la oscuridad, que hubieran puesto en peligro a los equipos de rescate. En los últimos dos meses, hasta 38 ballenas han perecido por asfixia tras quedar atrapadas frente a las costas en las gélidas aguas al sur de Australia y Nueva Zelanda, donde estos sucesos son cada vez más habituales. Recordemos que en 2009 fallecieron más de 120 ballenas de esta misma especie en circunstancias parecidas.

Los científicos desconocen la razón por la que ocurre este fenómeno y barajan la posibilidad de que estos animales son atraídos por los sonares de grandes buques o siguen a un ejemplar guía desorientado por alguna enfermedad.

Fuente: BBC, EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.