El Departamento de Conservación de Nueva Zelanda estudiará la muerte de cuatro ballenas varadas en las costas neozelandesas, suceso que podría estar relacionado con el hundimiento del carguero Rena, informan medios locales.

Los cetáceos, dos juveniles y dos hembras en edad lactante, fueron encontrados sin vida en la playa de Papamoa, situada en la Isla Norte a 200 kilómetros de Auckland.

Problemas de comunicación

Las autoridades neozelandesas han tomado muestras de los animales para realizar pruebas de toxicidad que aclaren las razones de su varamiento.

Mientras el Departamento de Conservación descartó que este suceso esté unido al hundimiento del Rena, la organización protectora de la vida marina Proyecto Jonah ha sugerido que las balizas (señales fijas) utilizadas para recuperar los contenedores que el carguero vertió al mar pueden estar afectando a las ballenas.

Kimberly Muncaster, directora de la organización protectora, afirmó a los medios que la necropsia de los animales será crucial para conocer si estos mamíferos se están viendo afectados por el Rena. Según Muncaster, los sonidos de las balizas causan una sonora explosión que puede herir la capacidad de comunicación de las ballenas.

El barco, que estuvo encallado cerca de la costa de Nueva Zelanda durante tres meses, vertió unas 350 toneladas que causaron una marea negra que llegó hasta las costas de Tauranga, donde durante semanas se llevaron a cabo tareas de limpieza y rescate de aves y otros animales.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.