El oso polar Knut, que hace cuatro años saltó a la fama al ser criado con tetero en el parque zoológico de Berlín, falleció este sábado repentinamente por causas que se desconocen.

Un portavoz del Zoologischen Garten Berlín informó de que Knut apareció muerto flotando en las aguas de la gran piscina del recinto donde vivía. Las tres osas polares que tenía como compañía desde el pasado otoño, su madre Tosca, así como Nancy y Katjuscha, habían sido encerradas poco antes en la osera.

La estrella del Zoo

Knut, que en diciembre cumplió cuatro años, fue criado desde su nacimiento y durante más de un año por su cuidador Thomas Dörflein, que falleció repentinamente de un infarto en septiembre de 2008 a los 44 años.

La imágenes de Knut jugando con Dörflein pocos meses después de su nacimiento dieron la vuelta al mundo e hicieron que el zoológico berlinés registrara un fuerte incremento de visitantes e ingresos millonarios con la comercialización de la imagen del oso polar.


‘Knut’, recién nacido, siendo alimentado en el zoo de Berlín. Su madre Tosca, de 20 años, mostró una falta total de instinto maternal y abandonó a Knut y a su hermano gemelo. Ante el temor de que fuesen pisoteados, los cuidadores los rescataron y alimentaron a los cachorros con biberones. Pero sólo Knut salió adelante después de pasar 44 días en la incubadora.


Especie en peligro

Algunos expertos y activistas defensores de los animales criticaron duramente la manera en que el zoo había criado a Knut. Criar de esa manera a un animal, decían, lo condena a depender para siempre de los hombres.

Knut se convirtió en un símbolo de la lucha contra el calentamiento global y recordó al gran público el drama que viven sus compañeros en libertad.


Los osos polares en estado salvaje están en grave peligro de desaparecer. La población mundial ronda los 20.000-25.000 ejemplares distribuidos en 19 grupos localizados en Rusia, Dinamarca, Noruega, Canadá y los Estados Unidos.

La principal amenaza del oso polar es la destrucción de su hábitat. Este animal depende mucho de la congelación de las aguas que rodean las zonas terrestres del Ártico. Utiliza las placas de hielo como lugar de acecho para cazar a sus presas, las focas, cuando salen a los respiraderos.

Fuente: Diario El Mundo, EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.