Las autoridades estadounidenses investigan las causas de un incendio que calcinó esta semana en Florida un árbol conocido como «El Senador», de unos 3.500 años y considerado uno de los más antiguos del mundo, sin que resultara afectado ningún otro ciprés de su entorno.

«Se han difundido múltiples teorías sobre las causas del incendio pero hasta el momento siguen siendo desconocidas», informó a la agencia EFE Cliff Frazier, especialista en Mitigación de Incendios Forestales del Servicio Forestal del estado de Florida.

Pérdida lamentable

El condado de Seminole (Florida), donde se hallaba «El Senador», emitió un comunicado en el que «llora la pérdida de uno de los más grandes y antiguos árboles de EEUU» que «presenció incluso el imperio romano», y pidió colaboración ciudadana para aclarar lo ocurrido.

Añadió que «la tesis de que el incendio fue provocado tampoco está descartada», aunque reconoció que «está perdiendo fuerza». Tenía 36 metros de altura y 10 metros de diámetro aunque antiguamente «el gran árbol», como lo conocían también los locales, llegó a medir unos 50 metros, pero un huracán seccionó su copa en los años 20 del siglo XX.


Posible combustión interna

Una posibilidad es que el mayor árbol nativo del Estado podría estar quemándose por dentro desde la semana pasada. Los investigadores consideran que un rayo pudo caer sobre el ciprés durante la última tormenta eléctrica que se registró en la zona, hace una semana, y originar un incendio interno que nadie detectó hasta el lunes.

Frazier explicó que el tronco de este mítico ciprés calvo, o ciprés de los pantanos, «estaba vacío, y no hay indicios de que el fuego comenzara en el exterior», al tiempo que el fuego no afectó a ningún otro árbol del entorno.

La imagen muestra la magnitud del cipres que ahora yace convertido en cenizas.

«El Senador» rivalizaba con algunas de las conocidas secuoyas de California, como la conocida como «el General Sherman», considerado el árbol más voluminoso del mundo, o el viejo «Matusalén» («Methuselah»), catalogado como el más anciano, con unos 4.650 años de antigüedad. Entre quienes más lo echarán de menos está «Lady Liberty», otro enorme árbol situado a tan sólo doce metros de distancia y que era «su compañera desde hacía unos 2.000 años», según los responsables del parque.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.