Los países del cuerno de África (Somalia, Kenia, Djibouti y Etiopía) están en situación de emergencia humanitaria por la peor sequía en décadas.

Al menos 9 de millones de personas sufren las consecuencias de la falta de lluvias. Muchos han tenido que abandonar sus hogares en una búsqueda desesperada de alimentos y agua potable.

La peor crisis en años

La hambruna se ha agravado porque a la sequía se suma que el precio de los alimentos básicos es el más alto en los últimos tres años. El 35% de los niños de menos de 5 años presenta desnutrición severa.

Entre las personas que se encuentran en una situación de especial indefensión figuran unos dos millones de niños menores de cinco años en Somalia, Kenia, Etiopía y Yibuti. El asesor regional de UNICEF para emergencias en el este y el sur de África, Robert McCarthy, ha dicho en un comunicado emitido este martes que esta región “ha sufrido muchas crisis, pero la actual puede ser la peor desde hace varias décadas”.

“Es improbable que a corto plazo se produzcan mejoras”, ha reconocido. “Se prevé que la próxima cosecha en las zonas más afectadas sea mala y no hay signos de que el conflicto somalí vaya a terminar. Al mismo tiempo, los altos precios de los alimentos aumentan cada día la presión sobre todos, y especialmente sobre los más pobres. Como suele ocurrir, los niños, en particular los somalíes, sufren en silencio y pagan el precio más alto”, ha explicado.

Consecuencias humanas

Después de dos temporadas consecutivas durante el último año en las que ha llovido muy poco, muchas zonas de pastoreo del Cuerno de África están experimentando uno de los periodos más secos desde hace más de 60 años. Al impacto de la sequía se suman otros problemas como la subida de los precios de los alimentos, la pérdida de cabezas de ganado, el conflicto y la dificultad de las organizaciones de ayuda humanitaria para acceder a algunos lugares, señala el comunicado.

Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de los Asuntos Humanitarios, el Cuerno de África está sufriendo la crisis alimentaria más grave del mundo. Unos 3, 5 millones de personas en Kenia, 2, 85 millones en Somalia y 3, 2 millones en Etiopía requieren de asistencia humanitaria urgente. Otras 117.000 personas se encuentran en la misma situación en Yibuti y otras 600.000 en el norte de Uganda.

McCarthy ha afirmado que “las sequías son predecibles, como también lo son, hasta cierto punto, las fluctuaciones de los precios”. Aunque ahora la ONU concentra sus esfuerzos en responder a “las consecuencias humanas inmediatas” de la crisis, también es necesario adoptar un enfoque “viable, a largo plazo y favorable a los niños” para “asegurarnos de que este tipo de crisis no se repite”, ha declarado.

Fuente: BBC, Globedia, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.