Miles de personas, incluidos druidas, paganos, hippies y activistas a favor del medio ambiente, celebraron ayer en las ruinas de Stonehenge, en el sudoeste de Inglaterra, el solsticio de verano (boreal).

El organismo público English Heritage, que está a cargo del mantenimiento de las ruinas prehistóricas, confirmó a la agencia ANSA que más de 18.000 personas se congregaron en las piedras del Neolítico para festejar el día más largo del año en el hemisferio norte.

Gritos y aplausos

“Poco antes de las 5am dejó de llover y el sol, que estaba oscurecido por nubes, fue recibido con gritos y aplausos”, informó Maddy Wall, vocera del organismo de conservación histórica. Cientos de personas celebraron el solsticio con ceremonias paganas y druidas, en una tradición que se lleva a cabo cada año en el sitio ubicado en las planicies de Salisbury, en Wiltshire.

El druida Arthur Uther Pendragon, cuyo nombre es John Rothwell, condujo el principal servicio pagano en Stonehenge, que busca reconectar a las personas con la tierra y las estaciones. “No tuvimos un amanecer grandioso, pero al menos no llovió”, declaró Pendragon.

Historia y tradición

Cada 21 de junio, coincidiendo con el solsticio de verano, miles de personas se congregan en este emblemático monumento prehistórico para celebrar la llegada del verano, como también lo hacen en otros lugares, como Teotihuacán, en México.

Los expertos creen que Stonehenge, conformado por grandes bloques de piedra distribuidos en cuatro circunferencias concéntricas y que habría sido construido hace al menos 4.000 años, se utilizaba como templo religioso, monumento funerario y observatorio astronómico que servía para predecir estaciones.

Fuente: ANSA, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.