[dropcap]S[/dropcap]i se volviera a producir hoy la mayor tormenta magnética solar de la que se tiene registro, datada en 1859 y a la que los científicos de la época bautizaron como Carrington, las pérdidas en los sistemas de telecomunicaciones por satélite se acercarían a los 30.000 millones de dólares.

[quote]Según el catedrático del Departamento de Astronomía y Meteorología de la Universitat de Barcelona (UB) en España, Blai Sanahuja, que participa en el proyecto europeo Spacecast, «la importancia de estos fenómenos no ha cambiado por el sol, que sigue su ciclo habitual, sino por nuestra dependencia de la tecnología, en la que estos cambios tienen cada vez un impacto más grande».[/quote]

solarllama4 e1331771959206

640 millones de dólares perdidos en 2003

Según explica el experto ya se han presentado pérdidas millonarias causadas por fuertes tormentas magnéticas que han dañado los satélites. Entre octubre y noviembre del 2003, las tormentas afectaron a 47 satélites, y los daños, incluyendo la pérdida total de satélites científicos, se valoraron en 640 millones de dólares.

El Sol tiene un ciclo casi regular de actividad que dura unos 11 años y el número de tormentas magnéticas de origen solar varía desde una quincena anual en el mínimo del ciclo solar hasta unas 60 en su máximo. Se prevé que el próximo máximo del ciclo actual tenga lugar entre 2013 y 2015.

solarllama3 e1331772037910

Tomando previsiones

El proyecto Spacecast, puesto en marcha el pasado 1 de marzo, ofrecerá datos regulares y fiables del clima espacial, actualizado cada hora, que ayudarán a proteger los satélites utilizados para la navegación, las telecomunicaciones, la teledetección y otros servicios, ha informado la UB, que cuenta con varios investigadores que participan en este programa.

[box_light]Spacecast analizará los fenómenos explosivos que tienen lugar en el Sol que emiten partículas de alta energía y radiación electromagnética que afectan a la Tierra y su campo magnético. El clima espacial es el conjunto de condiciones del medio interplanetario, entre el Sol y la Tierra, en un momento determinado, y refleja las alteraciones debidas a la actividad solar.[/box_light]

Liderado por investigadores del Centro Antártico Británico (BAS), Spacecast ha comenzado a ofrecer previsiones, con un margen de entre una y tres horas, que proporcionan a los operadores de satélite el índice de riesgo de tempestades solares y geomagnéticas.

Estos avisos permiten actuar para evitar interrupciones y un mal funcionamiento de los satélites, para que, desconectando sistemas no esenciales, redireccionando señales o reorganizando maniobras de órbita, puedan continuar operando durante estas tormentas.

Fuente: El Periódico de Catalunya, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.