[dropcap]M[/dropcap]éxico ratificó el Protocolo de Nagoya, un instrumento legal internacional que promueve el uso seguro de la biotecnología y establece «bases para medir la responsabilidad y compensación por daños» en caso de organismos vivos genéticamente modificados, informó una fuente oficial.

El Protocolo de Nagoya es complementario al de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología, adoptado en 2000 y en vigor desde 2003, el primero que afecta a organismos genéticamente modificados (GMOs, por si sigla en inglés).

Asumiendo responsabilidades

El nuevo protocolo suplementario de Nagoya (Japón) obliga a las partes a asumir responsabilidades e indemnizar en caso de que se materialicen los riesgos asociados a los organismos vivos modificados (LMOs). Con la ratificación «concluye un proceso de negociación de más de seis años que tiene como objetivo proteger la biodiversidad ante la manipulación genética», indicó el texto emitido por la Secretaría de Medio Ambiente de la nación azteca.

El tratado se firmó en octubre de 2010 en la Conferencia de las Partes del Convenio sobre Biodiversidad de la ONU.

Ese encuentro culminó con un compromiso de establecer una cuota de protección del 17% de las superficies terrestres y del 10% para las marinas en 2020, y con la adopción de un protocolo sobre uso y distribución equitativa de los beneficios derivados de los recursos genéticos (ABS, por su sigla en inglés).

Fuente: ANSA, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.