El 29 de mayo un gigantesco socavón se abrió en el estado mexicano de Puebla. El enorme agujero, inicialmente de 5 metros de diámetro, fue creciendo hasta alcanzar los 30 metros en tan solo 24 horas y a los pocos días había alcanzado los 100 metros. Ahora, según las informaciones de las autoridades, mide 126 metros en el eje mayor, 114 metros en el menor y 56 metros de altura en su parte más profunda.

Este rápido crecimiento de estos últimos días seguramente se debe a las fuertes lluvias registradas en la zona. El agua reblandeció el terreno haciendo que se desprendiera más tierra e incluso que llegara ‘tragarse’ la vivienda de una familia de agricultores cercana.

Todavía no hay una explicación concreta

Hacía ya algunos días que el agujero rodeaba el muro del inmueble, y desde entonces ha seguido creciendo provocando el colapso completo de toda la vivienda. El hoyo se originó en un terreno de cultivo del municipio Juan C. Bonilla, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Puebla. “Es un asunto de enorme riesgo”, indicó el gobernador estatal, Miguel Barbosa.

Desde que apareció el gigantesco socavón no se ha dejado de estudiar cuál podría ser la causa. Según Pedro Francisco Rodríguez, investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN), en los estudios geofísicos, geológicos e hidrológicos realizados en el subsuelo han detectado tres hipótesis, ninguna definitiva.

La primera hipótesis que barajan los expertos son las causas naturales indeterminadas, la segunda es por la explotación de los mantos acuíferos del subsuelo y la tercera es una combinación de las dos. Rodríguez insiste en la necesidad de conocer el origen de su formación para saber si hay posibilidades que se formen otros socavones en otros puntos de la zona.

Flujos de agua subterránea

La hipótesis que va cogiendo más fuerza en los últimos días es que su origen se encuentre asociado a la presencia de flujos de agua subterránea.

Para evitar daños a la población, los expertos han recomendado ampliar el perímetro de seguridad ante el peligro de que el socavón siga creciendo. Vecinos de viviendas cercanas temen los temblores que provoca el socavón cada vez que se hace más grande.

Algunos ya han detectado grietas en sus casas. Los científicos también investigan los pozos de agua artesanales de los alrededores. Según informan medios locales estos pozos, donde el agua era cristalina, ahora está turbia.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.