Los agricultores comunales y los guías de mariposas esperan un repunte en la cantidad de mariposas monarca — y turistas — en sus áreas de invernada en el centro de México después de un mal año para ambos en 2020. Los expertos dicen que es demasiado pronto para calcular la cantidad de monarcas, que migran desde Estados Unidos y Canadá cada año a los bosques al oeste de la capital de México. Se llevará a cabo una encuesta formal en diciembre.

Pero las mariposas han llegado a representar una importante fuente de ingresos para los agricultores que poseen gran parte del bosque de pinos y abetos donde las monarcas se agrupan en árboles. Ya este año, algunas de las monarcas anaranjadas y negras se han instalado en los árboles durante el invierno.

Simbiosis con las mariposas

Después de una devastadora caída en el turismo debido a la pandemia del año pasado, y una caída del 26% en el número de mariposas, el agricultor y guía turístico Silvestre de Jesús Cruz, de 49 años, está poniendo sus esperanzas en que este sea un mejor año para la especie.

«El año pasado fue un poco más difícil, porque había mucha menos gente. Pero este año va a ser bueno», dijo De Jesús Cruz. «Muchas familias de agricultores comunales dependen de esto», dijo el veterano de 21 años de trabajo como guía, «no solo nosotros los guías, sino también la gente que está en el estacionamiento vendiendo comida. Mucha gente». En la temporada baja, las mariposas llegan en noviembre y se van alrededor de marzo, De Jesús Cruz planta maíz y avena en su pequeña parcela.

Pero esos cultivos no proporcionan mucho dinero en efectivo. Los ingresos en efectivo provienen del turismo y, debido a la pandemia del coronavirus, solo unas 40.000 personas visitaron la docena de zonas de invernada de mariposas en las cimas de montañas aisladas el año pasado, frente a las 80.000 de años anteriores.

Víctimas de la tala y los pesticidas

Debido a una gran cantidad de factores, el número de mariposas monarca se redujo el año pasado. Los expertos dicen que la sequía, el clima severo y la pérdida de hábitat, especialmente del algodoncillo donde las mariposas monarcas ponen sus huevos, así como el uso de pesticidas y herbicidas y el cambio climático, representan amenazas para la migración de la especie.

La tala ilegal y la pérdida de la cubierta de árboles debido a enfermedades, sequías y tormentas también continúan plagando las reservas. Gloria Tavera, directora regional del Consejo Nacional de Áreas Protegidas, dijo que es demasiado pronto para decir si este año marcará un aumento en la cantidad de mariposas o turistas.

«Sería arriesgado decirlo. No lo sabremos hasta diciembre, una vez que inspeccionemos todas las colonias (de mariposas)», dijo Tavera. En cuanto al regreso de los turistas, dice, «esperemos que sí».

Fuente: https://phys.org, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.